Exorcismo Castro-Chavista

febrero 13, 2020

No tenemos duda que la justicia le vendrá a Donald John Trump después de terminar su presidencia, cuando haya finalmente perdido la inmunidad partidista que le han brindado los Republicanos en control del senado de los Estados Unidos de America.

Si en la confluencia de una absolución partidista, Trump aproveche supuestamente hacerse reelecto presidente al ganar puntos entre votantes latinos, mediante su apoyo al presidente encargado de la nación venezolana, tal cosa, por muy significante que sea, no le prestará ninguna prestancia, o virtud. Todo lo contrario es tan solo el mismo reflejo del oportunismo que lo caracteriza y que no es de fiarse por nadie con buen sentido. El destino y la historia se encargarán de verlo sin ambajes bajo el único cristal que merece como el presidente americano más elusivo a la justicia de la nación más poderosa en el mundo, pero cuya existencia será probablemente tronchada por causas naturales, o por el mismo peso de sus excesos.

La ignorancia de la verdad es el instrumento ciego de su propia destrucción: A través de la ambición y la intriga, el abuso de la credulidad y la trampa de la inexperiencia de personas ajenas a todo conocimiento político, económico o civil, el ignorante tirano así como el mismo tiranizado adoptan como realidades aquellas que son pura ilusión …

Hoy tenemos comentaristas como el Sr Carlos Acosta de EVTV en Miami, quien lejos de ayudar a la causa libertaria venezolana, se enfoca en Twitteriteros sin nombres, como si tuviesen relevancia alguna. Es harto conocido que la aplicación Twitter es solo un medio de elocución propagandístico, donde la mayoría de las opiniones cibernautas, citadas sin especificidad ni origen, me consta, venían de días anteriores a la elocución a la Unión de Estado, y mucho antes de la entrevista de Juan Guaidó en La Casa Blanca. Comentaristas mediáticos de bajo calibre reflejan entonces su propio oportunismo llamando la atención sobre pequeñeces, divergencias que por ser extemporáneas y sin razón de ser, deben ser desdeñadas al no ser abordadas con entereza.

Mucho más relevante son los políticos Republicanos y Demócratas, conjuntamente con la inmadurez y demagogia de la oposición venezolana con respecto a la injerencia cubana, permitiendo el arraigo por los últimos 21 años de una simbiosis de totalitarismo Castro- Chavista: Ambas posiciones fueron permisibles y tan cómplices como deplorables.

Como ciudadano americano-venezolano consciente de la responsabilidad por mi nación natal, le escribí a cada uno de los presidentes americanos que fueron alcahuetes del Castro-Chavismo durante las últimas décadas. De ellos respondió sólo Obama, quien escribió sobre el esfuerzo del mismo pueblo venezolano, aún cuando era cautivo de un régimen usurpado por Cuba, mientras el régimen de Obama al igual que regímenes anteriores habían colaborado en el sustento de la injerencia rusa en los países de Cuba, Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Bolivia y Argentina.

Traducción de la carta de Barack Obama:

“Estimado Sr. Morin:

Gracias por escribir. Mi administración continúa profundamente preocupada por los eventos en curso en Venezuela, y agradezco saber de usted.

*Las instituciones democráticas* de Venezuela están fallando en proteger a las personas con puntos de vista alternativos al permitir la detención de los líderes de la oposición y la expulsión de un funcionario de la oposición del cargo electo. El enfoque del gobierno venezolano debe ser involucrar al pueblo venezolano *en un diálogo real y abordar sus quejas legítimas*. He pedido la liberación de los manifestantes detenidos, un paso necesario hacia la paz y el progreso.

Si bien seguimos explorando todas las opciones para enfrentar la situación en Venezuela, nuestro enfoque inmediato es apoyar cualquier esfuerzo de mediación que genere un *diálogo honesto entre el gobierno venezolano y la oposición*. Todas las partes tienen la obligación de trabajar juntas para contener la violencia y restaurar la calma. Con nuestros socios internacionales, Estados Unidos continúa analizando qué más podemos hacer para respaldar ese esfuerzo.

Estados Unidos tiene fuertes lazos históricos y culturales con el pueblo venezolano, y seguimos comprometidos con nuestra relación con ellos. Sus libertades fundamentales y sus derechos humanos universales deben ser protegidos y respetados.

Nuevamente, gracias por compartir sus pensamientos.

Sinceramente,

(Firma ilegible de)

Barack Obama.”

Esta misiva de la Casa Blanca fue enviada el 7 de mayo de 2014 a través de mi dirección de correo electrónico personal.

Mi respuesta en la misma fecha:

“Honorable Presidente Barack Obama:

Gracias por su amable y generosa respuesta.

Lo que no se admite en su respuesta es que Estados Unidos tiene importantes compromisos económicos que impiden intervenir en Venezuela, y que en efecto, si Estados Unidos eliminara a un dictador que es ilegítimo, todos los contratos estadounidenses quedarían nulos y vacíos, agravando en consecuencia una economía estadounidense ya comprometida.

Una dependencia estadounidense del petróleo es la base de este dilema y sus consecuencias no deseadas. Sin embargo, un país como Venezuela que se encuentra en un estado de caos puede no ser capaz de satisfacer ni las demandas estadounidenses ni las de su propio pueblo. En última instancia, la seguridad económica estadounidense, así como la estabilidad de la región, pueden depender de que Estados Unidos sea más firme en su resuelvo de intervenir y extraer la injerencia cubana sobre Venezuela.

Sinceramente de Ud,

Ricardo F Morin”

Hoy en día vemos a los mismos españoles luchando en contra del Castro-chavismo exportado a España. Y gracias al buen sentido de la oposición española vemos los esfuerzos por desvestir esta indigna farsa del presidente de España permitiendo la influencia del Castro-Chavismo en Europa.

Las cuatro libertades universales están siendo defendidas por el resto de los países democráticos del mundo en contra de todo aquel gobierno que abuse de los derechos humanos como hacen los cubanos en Venezuela: Es nuestra lucha en nombre de la libertad de expresión, libertad de creencia, libertad del miedo y la libertad de la necesidad.

Escribiendo Por Twitter:

@DiazCanelCuba Los líderes demócratas mundiales defienden las 4 libertades contra el abuso d derechos humanos x parte d Cuba: La lucha solemne a nombre d la libertad d expresión, la libertad d creencia, la libertad d miedo y la libertad d necesidad!

Oímos todavía comentaristas venezolanos como Gladys Rodriguez, quien fungiera en la cadena televisiva del gobierno venezolano, Globovision , mientras era controlada por los testaferros del régimen de Hugo Chávez y luego Nicolás Maduro hasta que ella se cansara de estar presta a hostigar a los venezolanos ultrajados por la tiranía Castro-Chavista.

No podemos evitar observar que el mismo análisis de dicha critica se haya manipulado tanto por la inteligencia y contra-inteligencia Castro-Chavista, así como por la MUD y los Bolichicos oligarcas venezolanos de todos los tiempos, recriminándoles a los venezolanos por qué quejarse ante la desinformación de la tiranía Castro-Chavista. Tal parece aún más bizarro que de hecho según el parecer de esta periodista Gladys Rodriguez, cualquier investigación sobre un estado de desinformación sea sujeto mejor a un juicio inmaduro sobre sutilezas que deban ser desglosadas de manera “positiva”, y que se use dicha disposición como otro slogan propagandístico sobre “la crítica negativa o destructiva” a forma de repudio del buen sentido de investigación, cuando existen múltiples razones para cuestionar la integridad de todos los participantes de la cultura venezolana: una cultura bastante dada al culto de símbolos fatuos, a la superstición, y a los caudillos de poder.

Lo que sucede en Venezuela es un proceso exorcisante activamente evolutivo para eliminar los excesos de ingenuidad e inmadurez tanto de su pueblo como de sus dirigentes. No está de más que haya escepticismo; no está de más que se deje de creer en la buena voluntad de los políticos; no está de más que se deje de creer en la pomposidad de rituales a cualquier nivel.

Muchas de las entidades gubernamentales que juegan el mundo geopolítico de hoy, también fueron cómplices del movimiento comunista castrista, las mismas entidades, que luego se vuelven para apoyar a Juan Guaidó como presidente a cargo de Venezuela. Sin embargo, mientras la tiranía y la usurpación cubanas persistan en Venezuela, los gestos que afirman ser tan respetables son simplemente el producto del oportunismo …

¿Hasta qué punto se puede lograr desterrar los conceptos erróneos observando opiniones frágiles? El presente nos exhorta a pedir la inteligencia de la compasión, la sinceridad, el respeto y el reconocimiento de los diversos esfuerzos de las personas para comprender su sufrimiento a manos de la tiranía.

La posibilidad de una unión solo puede basarse en el respeto a la diversidad intelectual, y no en pensar de la misma manera. Siempre habrá suficiente espacio abierto en un país, donde reine la libertad del individuo y todos dejemos de pensar en la ley del embudo de los sistemas despóticos. ¿Qué valor pueden tener reformadores y comentaristas, cuando proponen dejar una tiranía para entrar en otra forma de tiranía?

El libro de mutaciones

abril 12, 2021

*

Ricardo Federico Morin

*

Editor Billy Bussell Thompson

*

Ricardo F Morin, estadounidense nacido en Venezuela (1954)
Titulo: Número de serie platónica 0023
Medium: Imagen generada por computadora.
2018

*


*

In memoriam Eva Lowenberger

*


*

El encanto del éxito para uno,
Te organiza la verdad en apuro,
Para prenderla en un lío con uno.

Ricardo F Morin – abril 12, 2021

*


*

Reconocimiento

El libro de mutaciones es una nueva salida de mi trabajo como artista visual. Escribo en colaboración con Billy Bussell Thompson, profesor emérito de la Universidad de Hofstra. Nuestra relación no es la de autor y editor. Como amigos, con una historia de experiencias e influencias variadas, nuestras relaciones van más allá de la mera reacción al otro.

No me considero escritor profesional, ni me importa emular algún estilo en particular de escritura. Tampoco me considero un artista profesional. Sin embargo, he dedicado la vida investigando ambas disciplinas. De convertirme en escritor sería gracias a Billy. Aprender a traducir las percepciones, como hablante no nativo del inglés, ha sido una tarea difícil. Su ayuda en particular ha sido la de entender las diferencias entre los campos semánticos del inglés y el español, mi lengua materna. Nuestras relaciones me hacen tanto un trabajo en progreso para él como para mí mismo.

El proceso que se encuentra en El libro de mutaciones proviene de cómo expresar la memoria en prosa. Era fácil dejar de lado la falta de autenticidad, pero mucho más difícil era eliminar los detalles excesivos. Aún así, la ausencia de lo cancelado dejaba su huella en la narrativa.

Unidos se encontraban recuerdos de eventos casuales o del azar de la vida. Encontrar su unidad era la tarea a mano. Todo se unía en un collage singular.

Para mí, la escritura y la pintura son procesos abstractos. Aunque el proceso de escribir sea diferente al de pintar, cada palabra es como una pincelada o una línea, que culmina en un retrato regenerativo.

El libro de mutaciones documenta recuerdos a través de aquellos matices episódicos de una vida, donde lo que es personal y particular no es el objetivo; más bien uno busca la evolución de la verdad.

Ricardo F Morinabril 12, 2021

*


*

Capítulo 1

Ignis Fatuus: el mundo entero podría colapsar; para vivir necesitamos falsas esperanzas.

Capitulo 2

Tu abuelo paterno casi nunca hablaba. Acostado a su lado, sufrías sus ronquidos. Un domingo por la mañana te sentabas tranquilamente en el banco con él mientras él tocaba el órgano en la Iglesia de Bella Vista de Caracas. Un domingo por la tarde, te llevaba a dar de comer a las palomas en la “plaza mayor” de Puerto La Guaira. Un lunes temprano, se sentaba en un escritorio tallado y tomaba sorbos de café caliente de un platillo de demitasse. Durante un tiempo, hacia girar los pulgares y silbaba una melodía. De repente, te echaba de la casa creyendo que le habías roto algo suyo. Temeroso, cruzaste la calle corriendo y casi te atropella un coche. Te uniste a niños mayores que tú, de ocho años, quienes jugaban a las canicas.

Capítulo 3

Hay tantas cosas que ignoramos que la humildad se convierte en una necesidad, no en una elección. Nada puede ser concluyente en ningún momento.

Capítulo 4

Tu abuela paterna nunca entablaba conversaciones triviales. Para disuadirte de chuparte el dedo pulgar, antes de acostarte, te aplicaba salsa picante en la mano izquierda. Simplemente cambiabas al pulgar derecho.

Capítulo 5

No controlas quién eres, cómo piensas o cómo te percibes a ti mismo. Preguntar por qué existes u observar cómo cambias de vez en cuando, sólo parece sugerir una falta de control.

Capítulo 6

En su celda, el padre Manuel, el profesor de matemáticas, hablaba consigo mismo. Sus murmullos eran apenas audibles. A menudo les reprendíais por las diferencias entre un hombre grande y un hombre pequeño. El padre principal Lisandro respondía que no había explicación para el mal en el mundo.

Capítulo 7

Los temores sobre la existencia de Dios y el diablo son argumentos imposibles. Es una búsqueda inútil. La cultura, al igual que la tradición y la creencia, proviene de la imaginación.

Capítulo 8

Como amigo, Rogelio era atento y considerado. Tu madre te llamó la atención de no acercarte demasiado a él: —era pobre, negro–. Enfadado respondiste: –La pobreza no era vergonzosa y, además, la piel de tu padre era tan sólo un poco más clara–.

Capítulo 9

¿Encuentras significado alguno en mundos imaginativos y ensoñaciones?

Capítulo 10

Durante el almuerzo, el tío Calixto se sentó al otro lado de la mesa. Casualmente anunció el suicidio de una pareja que te había presentado, sólo hacía un mes. Tu consternación fue obvia. El tío Calixto insistía en que no debías preguntar más. Años después, con el mismo tono de truculencia te acusó de malos pensamientos: —Tienes al diablo en ti– por ser gay.

Capítulo 11

Te preguntabas qué tan moral puede ser una persona: ¡alguien quien cree en el diablo, el infierno y la condenación eterna! Para ti tal moralidad era defectuosa. Para ti la religión no era distinta a la astrología.

Capítulo 12

Hace quince años, Francis murió de cáncer. Su hermano se afligió como si le hubieran amputado un miembro. Prendió fuego a su casa antes de beber anticongelante. La familia no se sorprendió. Los vecinos los habéis culpado por no borrar su dolor. El administrador del edificio llamó al día siguiente alarmado porque habías expuesto 45 pisos a la conflagración, aunque tú no vivías con él.

Capítulo 13

El suicidio no es diferente del homicidio. Matarte a ti mismo no es menos moral que matar a otro. Ambos son actos de cobardía. La conciencia pertenece sólo a los vivos. Matarse a uno mismo es violar la propia naturaleza. Dar cuenta de la locura no puede absolver la agonía. El recuerdo del amor es el único consuelo.

Capítulo 14

Justo antes de la Primera Comunión, tu padre mencionó la muerte. Respondiste que era inevitable. Más tarde lo escuchaste decirle a tu madre que tu respuesta fue bastante inesperada. En Navidad, le anunciaste a tu padre que lo sabías todo sobre Santa. Él respondió: —¿qué planeas hacer al respecto?—. Simplemente te encogiste de hombros y le pediste su bendición antes de irte a la cama.

Capítulo 15

¿Sufres por no ser un inocente?

Capítulo 16

El tendero dijo que conocía a tu familia, así que le pediste que te llevara a casa en la parte trasera de su camioneta. Al llegar allí, se encontró con tu padre en un estado de pánico. Le habías desaparecido y tú pensabas que te había olvidado. A partir de entonces, no asististe a tus clases de arte durante diez años. Luego, cuando eras adolescente, vagabas por tu vecindario. Un día, a últimas horas de la tarde, encontraste a un joven mayor estudiando. Estaba memorizando algo cuando lo interrumpiste. Preguntó por qué le ofrecías dulces y tú dijiste: —¿Por qué no? ¿Acaso no somos vecinos?— Cuando llegaste tarde a casa, tus padres se iban a reportar tu desaparición.

Capítulo 17

¿Puede alguien medir la conciencia?

Capítulo 18

Cada vez que atravesabas por las rejas de la casa de tu mejor amigo, su pastor alemán se lanzaba feroz hasta que reconocía tu voz y tu olor. Ese día, tu amigo no había podido ir a la escuela. No se sentía bien. Sin preámbulos, te ofreció como explicación que lo enviarían a una escuela militar. Agregó que estaba terriblemente molesto y que tenía que deshacerse de su enojo. Te sentaste en silencio a los pies de su cama. Los dos intercambiaban monosílabos, mientras él se masturbaba debajo de la manta. Te dijo que tenía que “hacerse la paja y acabar”. Dichas palabras no tenían sentido para ti. Te marchaste con una mirada amistosa sin volver a verle jamas.

Capítulo 19

No alejabas los temores, tanto como debías tener en cuenta su fugaz existencia, como cuando te despiertas de un sueño.

Capítulo 20

De vacaciones con un compañero de clase, tu atención estuvo puesta en su hermano mayor Kiko. Temblabas cada vez que vuestros cuerpos se tocaban. Temías sentirte abrumado. Mucho después de su muerte, su atractivo te persigue.

Capítulo 21

Desde tu primera infancia la inocencia ya se había perdido en el dolor. Hacía mucho tiempo de haberte convertido en blanco disponible.

Capítulo 22

A los 18 años conociste a Ennio Lombana, después de haber cruzado a la casa de tus vecinos. Te convertiste en su víctima sexual. Quizás esto explique ir a una universidad a seis mil kilómetros de distancia.

Capitulo 23

Intentaste no pensar nunca en el miedo, pero se convirtió en una obsesión.

Carta 24

Tu padre y tu tutor de arte te fomentaron la educación en América del Norte, pero temían sus implicaciones. Sus recuerdos permanecen en silencio.

Capitulo 25

La ignorancia es la condición esencial de la existencia. La arrogancia obstruye percepción de la ansiedad, del dolor de la soledad, del miedo y del desamor. La racionalidad no se puede lograr a través del dogma.

Capítulo 26

La Nena Pérez fue una rebelde de oro para José Luis. Su belleza hechizaba a todos los que la veían. Para su esposa Antonieta, sin embargo, era una intrusa. Décadas más tarde, llegó una carta suya desde Andalucía. En ella Antonieta fue elogiada como toda una señora. Con auto-desprecio, alababa a tu padre. Mencionaste que La Nena no te reconoció en un encuentro casual en Caracas. Estuvo fuera de sí al saber que tu voz ya no le era familiar. Al parecer, se había olvidado de navegar en canoa por la bahía de Tucacas.

Capitulo 27

¿Cómo puede haber amor si uno está vacío? El hastío lo descubre. La importancia personal aspira a la iluminación al igual que el anhelo a la santidad y la humildad. Mas sólo es una suerte encontrar al amor.

Capitulo 28

Antes de ingresar a la universidad te inscribiste en un curso de inglés como segundo idioma. El profesor hizo que el aprendizaje fuese emocionante. Su paciencia te desarmaba. A la hora de la comida, hablabas sin descanso, olvidándote de comer, y él te sonreía con ternura.

Capítulo 29

La desesperación no puede mitigar el sufrimiento.

Capítulo 30

Tres Marías hicieron vuelo desde Sudamérica a las Cataratas del Niágara para una visita. Se montaron en la noria del parque de atracciones a orillas del Lago Ontario. Su visita fue un completo misterio, excepto que creían estar en contacto con extraterrestres. Una de ellas se dio cuenta de que ella no era el objeto de los afectos de Ennio Lombana. El colapso resultante de tu madre fue inmediato.

Capítulo 31

En 1977, hambriento y desamparado, estuviste cerca de morir. Te distraías en las discotecas. Conociste a Donald Bossak y Paul Barret: el primero inseguro y el segundo suicida. Te mudaste a los dormitorios de la universidad para enfrentarte a un grupo de alborotadores, quienes habían sido incitados por un compañero de habitación. –Fuera el extranjero-, gritaban, prendiéndole fuego a tu puerta. En la graduación te enteras de que la universidad te había asignado un guardaespaldas. Para entonces habías llegado a conocer a un estudiante. Este disidente polaco, Jurek Pystrak, consoló tu miseria. El verano antes de la graduación, estudiasteis juntos en Austria y, después de graduaros, él continuó sus estudios en la Universidad de Pensilvania y tú pasaste a Yale para el M.F.A. Jurek murió a mediados de los 80 en Berlín. Sólo más tarde te enteras de que fue SIDA.

Capítulo 32

La tecnología ha extendido nuestras vidas a mundos preconcebidos. Los arquetipos algorítmicos imponen un cierto orden al prejuicio, mediante el cual te controla, vende y manipula.

Capítulo 33

Todos los fines de semana, tu y Jurek viajabais entre New Haven y Filadelfia. Antes de tomar su Fulbright, él sugirió que estaría bien salir con otra persona durante su ausencia. Tomaste esto como una falta de lealtad. Desde Berlín escribió que había conocido a un historiador de cine. Después de la muerte de Jurek, Karl visitó tu estudio de arte. Encontró tus lienzos geométricos extrañamente formales. ¿Fue su conversación un eco de su propia influencia sobre Jurek y de su propia visión de la libertad de expresión artística? Más tarde escribía desde Berlín que se estaba muriendo. En su carta, decía que tus búsquedas con respecto a tratamientos médicos eran inútiles pretensiones misioneras.

Capítulo 34

Pero no era una misión, era compasión por él como pudo haberlo sido por Jurek. Karl estaba lleno de sus propios recuerdos; le rogabas que mantuviera la esperanza.

Capítulo 35

Nunca has llorado por alguien como cuando lo hiciste cuando Benjamin Ivry se fue a trabajar a París en 1984. Después de que él se fuera de Nueva York, tu vieja amiga Carol Magar te ayudó a negociar el pase a la ciudadanía estadounidense. Dieciocho años después, murió de cáncer cervical y cinco años antes, Benjamín había ya regresado de Francia. ¿Fue su postura de ironía lo que los separó como amigos? La última vez que te habló fue en una librería en Park Avenue y 57th Street. Allí, con motivo de la promoción de su libro “Maurice Ravel: His Life”, le presentaste a tu esposo David. Benjamín se disculpó y se despidió de abrupto para encontrarse con su agente. Más tarde ese año, Benjamín se mudó a Tailandia. Se convirtió en biógrafo y traductor de reconocidas figuras de las artes del siglo XX. Solo gracias a la World Wide Web se puede ver su imagen al envejecer, y su prosa continúa brindándote su particular métier. Sigue siendo tu provocador.

Capítulo 36

En 1987 te diagnosticaron SIDA. Antes del diagnóstico conociste a un clérigo episcopal y a un actor de telenovelas. Ambos lucharon por tu atención. Durante años uno desaprobaba del otro. El actor era irónico y el clérigo era un libertino. El clérigo murió de un ataque al corazón en 2008. El actor tiene más de 80 años. Su marido se burlaba de tí.

Capítulo 37

Durante los años de histeria del SIDA, tus amigos Philip Jung y Tom Bunny no le tenían miedo a la muerte. Los consolabas cuando yacían apacibles en tu regazo.

Capítulo 38

Casi ciega, Lyda se veía a sí misma como una mecenas de la cultura latina en los Estados Unidos. Disfrutaba la curaduría de exposiciones de arte en Midtown Manhattan. Un maestro provincial, convertido en diplomático, le hizo valer la idea de que tendrían la oportunidad de abrir las puertas del establecimiento artístico estadounidense. Luego, una revolución pseudo-progresista los fortalecían como potenciales populistas.

Capítulo 39

Escuchaste grandes historias. Sus aspiraciones, afines al fervor religioso, nunca se materializaron. Parecían timadores incapaces de renunciar a sus deseos de dominio.

Capítulo 40

Pintar te mantenía cuerdo, dijo un amigo, quien había ido a tu loft. Tus pinturas estaban desarrollando un vocabulario abstracto. Pintabas de noche y trabajabas como diseñador comercial durante el día. Cuando tu salud falló renunciaste a todo y elegisteis refugio con tu familia en Sudamérica.

Capítulo 41

Se aprende a vivir con el miedo.

Capítulo 42

Te convertiste en un balancín en tu tierra natal. Te encontraste con la repugnancia tanto del establecimiento médico como de la familia.

Capítulo 43

En 1994 las instituciones médicas venezolanas estaban colapsando. Algunos médicos y varios miles de empresas te pidieron que redactases una declaración de misión para la Fundación Metaguardia. Esta se había registrado como un programa para personas con enfermedades terminales. La propuesta pasó a las comisiones del congreso venezolano, de Salud, Educación y Cultura, y hasta las Naciones Unidas. El propósito falló. El Ministerio de la Familia de Venezuela intentó convertir el programa en actividades para los débiles mentales. No pasó nada.

Capítulo 44

En noviembre de 1995, hiciste un vuelo directo de Caracas a Los Ángeles. Habías sido nominado a un Emmy por tu trabajo en En busca del Dr. Seuss. A la mañana siguiente de despertar con una fiebre de 108 grados Fahrenheit, desde una cama de hospital, alucinaste hacer el amor con un ángel quien había descendido sobre ti. A tu enfermera, le habías explicado que la muerte era una ilusión. En tu mente hablabas de dioses y diosas egipcios, de alemanes deambulando por tu habitación, de Zapata luchando por la libertad de México, e incluso de un viaje intergaláctico en una nave espacial que sobrevolaba el hospital. Una enfermera te pidió que abrieras los ojos. Tu cuerpo había comenzado a desacelerarse; tu vista se había agrandado. Sacando la vía intravenosa de tu brazo, querías huir. No podías caminar, pero de alguna manera, pudiste bailar con la música que tocaba la radio de las enfermeras. Te sentiste en un tiempo diferente. Viste tu casa en Venezuela mientras gateabas por sus pisos. Las lechadas eran como ríos. Luego abriste los ojos a un océano. Oías tu corazón palpitar. Subiste al tejado de tu casa y miraste al cielo despejado. Los fractales de luz pulsaban como miles de arcoíris. Ahora estabas despierto; tus tobillos estaban débiles. Te levantaste sin embargo. Te volviste hacia el médico y le dijiste: –¿Qué significa para usted la dignidad? ¿Eres un ser humano?

Capítulo 45

Nueve meses después, estabas en casa de tu madre. Tu padre venía a visitaros todas las semanas. A medida que te vuelves más fuerte, él te dice que deberías regresar a los EE. UU.

Capítulo 46

En noviembre de 1996, haces vuelo de Caracas a Nueva York. Tu estadía de nueve meses en Venezuela violó el estatus de tu residencia. —Creo que me estaba muriendo y no podía regresar— respondiste. —Señor, puede proceder— dijo el agente de inmigración estadounidense.

Capítulo 47

Algunas semanas después, tu padre se cae en casa y sufre un derrame cerebral. Después de la cirugía, muere en el hospital. Tu madrastra le había encerrado como si hubiese sido una bestia. Con dolor pintas de nuevo. Sin más éxito que antes, los rechazos de las galerías continuaron abundando. Con tu madre viajaste a Europa. Ella hablaba incesantemente y luego nueve años después pierde la voz debido a la enfermedad de Alzheimer. Sin padres, no tenías un puente con tus hermanos y hermanas. A lo largo de los años de Chávez y Maduro has ayudado a la familia.

Capítulo 48

En 2012, dejaste de pintar en tu estudio de arte en Jersey City, sólo para volver al arte a través de las tecnologías digitales… Por casualidad has recuperado la confianza.

Capítulo 49

En 1997 conociste a Nelson. Juntos caminasteis por la selva amazónica hasta el Salto Ángel. Nadasteis juntos en Los Roques. Contigo se mostró vulnerable. ¿Fue su suicidio el desahogo de su abatimiento por la muerte de su hermano?

Capítulo 50

En agosto de 1999, te confesabas ante un sacerdote nicaragüense en el Vaticano. Te pide que midieras tus responsabilidades. Lloraste desconsoladamente por la muerte de Nelson. La respuesta del sacerdote: —Esto no es el lugar—. Desde el Vaticano regresaste al hotel, donde te encerraste. Al regresar a los Estados Unidos, buscabas terapia. Allí hablaste de una relación con un profesor de inglés casado con niños, quien te dice: —Tú también me has matado—. Luego entablaste una relación con un alcohólico. Tampoco tuvo éxito.

Capítulo 51

La terapia se convirtió en una muletilla que estrangulaba tu libertad. Al dejarle, el terapeuta se sintió decepcionado. Se había acostumbrado a dirigir tus pensamientos y acciones. Era su empoderamiento y, para su disgusto, te despediste.

Capitulo 52

Cuando tú y David os encontráis, él llena un vacío en ti y tú en él. Se encuentra un respiro en un mundo imperfecto.

Capítulo 53

Se despertó con la quijada que le picaba y tenía una barba incipiente. Frotaste tus mejillas descuidadamente contra su rostro y su olor almizclado. Sus ojos tenían la expresión de un niño cariñoso.

Capítulo 54

Sus ojos brillantes muestran una tímida sensación de asombro.

Capítulo 55

Juntos han viajado por el mundo: el Atlántico, el Pacífico, el Mar de China Meridional, el Mediterráneo y el Mar del Norte.

Capítulo 56

El 27 de diciembre de 2000, la policía informó que un hombre de 39 años aparentemente saltó hacia su muerte desde un edificio de apartamentos en Manhattan el domingo por la mañana. El presunto suicidio ocurrió en Hell’s Kitchen, a poca distancia de tu casa. Era tu médico de cabecera, que se había desplomado desde el sexto piso. La semana anterior, le habías explicado que la última medicación que te recetó te había privado del sueño durante ocho días consecutivos.

Capitulo 57

Algunos amigos de infancia siguen en contacto hoy en día. A los 94 años, Herta es mi amiga más antigua. La conozco desde hace 46 años. Ella fue mi mentora y amiga platónica desde la universidad. Perdió su memoria por la enfermedad de Alzheimer. De la escuela de posgrado de Yale, están Angiolina Melchiori, quien ahora es directora de noticias italianas en RAI TV en Roma; Ariel Fernández, quien es un químico físico e investigador farmacéutico estadounidense-argentino; y Maider Dravasa, vasca francesa con Ph.D. en Lingüística viviendo en París. Los tres han sido mis amigos durante los últimos cuarenta años. Al igual que con todos mis amigos, hemos atravesado los bosques de la vida a través de claros y espesura. Luego está mi buen amigo Billy Bussell Thompson, quien tiene un doctorado en Lingüística, profesor emérito de la Universidad de Hofstra. Creo que Billy ha sufrido lo que Job no sufrió. Conozco a Billy desde hace 34 años desde 1987. Mi verdadera educación comenzó cuando lo conocí. A lo largo de los años, hemos sido coautores en múltiples ocasiones, o ha sido mi editor en casi todos mis blogs de WordPress: “Observaciones sobre la naturaleza de percepción: Plasticidad estética, las artes y una mente humana libre”. Cuando escribí otros cuentos en español, italiano o francés, Billy estaba allí para guiarme y ordenar mis pensamientos en las lenguas romances. “El libro de mutaciones” evolucionó a partir de un collage de reflexiones provenientes de memorias, mi interés y aversión por las ciencias sociales, mi amor por la historia, mi interés por la métrica, su auge y caída en la poesía estadounidense, la prevención del suicidio y la auto-sanación. Billy aporta a mi prosa el deseo de ser preciso y de aligerar esas alusiones mías, molestas, vagas y dispersas, y de superar mis limitaciones de fluidez como escritor bilingüe. Más importante aún, está mi esposo de más de 20 años: David Lowenberger, quien ha ejercido quizás la influencia más significativa sobre quién soy. Sus amigos y familiares también han contribuido de manera importante. Para mi buena suerte, su madre, mi suegra, Eva, me obsequió 20 años de memorable amistad. Digna en todos los aspectos, fue una inspiración como madre y amiga. Recientemente murió casi cinco semanas antes de cumplir los 98. Dedico estos cuentos en su memoria.

*

Abril 12, 2021

*

Bosque de helechos

marzo 20, 2021

Nubes de algodón pasan sigilosas

A lo largo del cielo azul bebé

Enfoca Y Toma, E.Y.T.

Ponte el sombrero y relájate!

Las libélulas suspiran en el aire

Cruzando nuestros senderos

Me diviertes. Eres mi musa

Como ramas en espiral nuevas hojas

No más el sueño del león a punto de saltar

Ahora puedo moverme y respirar

Hongos blancos, juguetes del albar

Lagartijas se escabullan al cruce de senderos

Correteando furtivamente entre troncos mutilados

Ennegrecidos por su edad, aun de color marrón

Mañana comienza la primavera, 20 de marzo

Llega el Equinoccio Vernal

Un claro iluminado por el sol, ya no bajo la sombra

Tum, tum, tum: Oigo golpes de martillo

Una familia joven camina hacia nosotros

Una mariposa revolotea bailando sobre el suelo humedecido

Aletea sus alas con rayas negras y amarillas

Se queda en un solo lugar entre barro y piedras grises

Alimentándose de minerales, alimentándose de miii-neee-raaa-les

Despliega sus alas y se queda en un lugar

Luce collar amarillo sobre planos negros

Una libélula gigante también se alimenta del barro.

Sus alas resplandecen luz

Como ningún diamante podría jamás

Su cuerpo parece una serpiente

Con ojos grandes,

Una libélula gigante.

Pasó un chihuahua.

¿Izquierda o derecha? Izquierda …

Para freír peces más grandes

Insectos de superficie navegan sobre el río

Parecen estar patinando o peleando.

Son graciosos.

Una serpiente de rayas marrones se desliza sobre el agua.

Y una tortuga joven revolotea al flotar,

Pez pequeño iridiscente con largas colas.

Mira, mira, mira, mira

La tortuga se aleja lentamente

Ver, ver, ver

Una serpiente que también se ondula

Entre nenúfares

Flotando sobre el espejo fluvial

Por reflejos hilvana el encaje de frondas.

Enfoca Y Toma. E.Y.T.

In Tenebris

enero 24, 2021

Coautor Billy B Thompson

In memoriam Jose Galdino: mi padre.

___________________________________________________________

RECONOCIMIENTOS:

Comparto con el lector mi más sincero agradecimiento a Billy Bussell Thompson, PhD en Lingüística, Profesor Emeritus de la Universidad de Hofstra, quien ha sido mi mentor, editor y amigo más cercano de toda la vida. También doy mi profundo agradecimiento por la sutileza y percepción editorial contribuida por ambas, mi perspicaz hermana Bonnie Morín (https://www.metodomadrid.es/), dramaturga, productora y directora del Taller del Método de Madrid, y por su hija, la talentosa sobrina Natalia Velarde (@nix.conbotas), artista gráfica y autora de fanzines. También doy gracias por un muy esperado reencuentro con su otra hija, la sin-igual sobrina Camila Velarde, Lic. en filosofía y letras, y coreógrafo. Por último doy gracias a mi adorable esposo David Lowenberger, a quien considero más influyente en todo aspecto de mi vida. Sus sabidurías y percepciones sirvieron de inspiración y guía para la realización de este cuento.

Ricardo F. Morin T., 21 de Febrero, 2021

_____________________________________________________

PREFACIO:

Ahogarse con la propia saliva

Mi padre me dijo una vez lo deprimente que sería su vida si su identidad se perdiera ante la ortodoxia de la religión. No fue una coincidencia que, como reacción a la religiosidad de cinco generaciones, mi padre se convirtiera en criminólogo. Durante la mayor parte de su vida, creyó que las historias tradicionales sobre la retribución complementaria, la creencia binaria entre la recompensa y la condena, eran fantasías inofensivas hasta que se radicalizaran como reemplazos de toda investigación. De joven basó su propia tesis doctoral en dichos principios. Desafortunadamente, esas convicciones que consideró delirantes fueron en última instancia las suyas propias al final de su vida.

Pienso que, a excepción de la instigación de la violencia a través de la búsqueda de significado y su apego a la ficción, ya sea que la violencia surja de la retribución o de la auto-preservación, una persona no tiene por qué volverse temerosa o destructiva. El único remedio a la violencia es conocer la diferencia entre la fantasía y la realidad.

Al reflexionar sobre las contradicciones de mi padre, recuerdo lo que me había dicho cuando era niño, que mentir era una habilidad para sobrevivir. Permitía, a una persona esconderse en secreto, no necesariamente por incompetencia moral. La mentira podría surgir de la caridad o del miedo a ser juzgado. Para él, mentir era parte de convertirse en un adulto competente. Era una forma de ocultar imperfecciones y vulnerabilidades. Sin embargo, si la sinceridad o la honestidad amenazaran la supervivencia de mi padre, sería porque prefería inventar una historia en lugar de investigar su ignorancia y la comprensión disminuida de su propia importancia. ¿Era natural para él esconderse detrás de las mentiras o era su propia arrogancia? Quizás se ahogaba con su propia saliva durante toda su vida. Sufría de la ilusión de que podía evitar la verdad, o que podía controlar el no enfrentarse a ella. ¿Era esto un miedo a perder el control? ¿Era ésa una de las razones por las que no podía comprenderse a sí mismo? El misterio no se centró en su auto-cuestionamiento, sino en la ficcionalización de su propia vida, no de manera diferente a la de nuestros antepasados.

__________________________

PANDILLAS DE WEST HARLEM

1

El proceso

Por tercera vez estaba sirviendo como jurado. Como en ocasiones anteriores, me presenté como artista visual durante el voir dire. Esta vez el abogado defensor me preguntó si yo era retratista. Razoné para mí mismo que la pregunta tenía la intención de sondear los grados de observación a los que aspiraba un pintor. Respondí que mi interés como artista visual estaba en los procesos conceptuales del arte abstracto, no diferente al de un retratista o cualquier otro pintor representacional, buscando observar e interpretar la esencia de un tema. Lo que elegía representar a través de la abstracción o la concepción fue tan concreto como el de un modelo para un retratista.

2

Las normas

El juicio se refería al asesinato de un joven de catorce años y fui elegido miembro del jurado número 12. Anteriormente, me desempeñé en casos civiles. En los casos civiles, la preponderancia de la prueba es el principio determinante. En un juicio penal, el principio rector es la medida de la duda razonable. Las reglas eran admonitorias y tenían como objetivo evitar sesgos por parte del jurado. En sus deliberaciones, los jurados debían concentrarse en las pruebas presentadas y no en los antecedentes. Además, los miembros del jurado no debían compartir información con otras personas fuera de su propio foro. No sabía cómo me afectaría mi participación en un juicio por asesinato. El día después de que comenzara el juicio, el jurado número 11 fue reemplazado por un suplente.

Los testimonios duraron 17 días. Durante ese tiempo, se permitían nuestros dispositivos electrónicos, teléfonos móviles, computadoras portátiles y tabletas. A partir del día 18, cuando comenzaron las deliberaciones del jurado, nos quitaron estos dispositivos. Antes de esto, se nos había permitido hablar sobre asuntos no relacionados con el juicio. Éramos un grupo diverso y teníamos muy poco en común. Durante las audiencias judiciales, se nos permitió tomar notas mientras estábamos sentados en el estrado del jurado. Después de los procedimientos del día, nuestros blocs de notas permanecían en nuestros respectivos asientos. Cuando comenzaron las deliberaciones, podíamos llevar nuestros blocs entre el palco del jurado y la sala del jurado. Sólo entonces pudimos estudiar nuestras notas y referirnos a nuestras observaciones. Sólo entonces, pudimos empezar a hablar del caso entre nosotros.

3

Los jurados

El presidente del jurado elegido fue un director de oficina, que se sentía cómodo en su papel de moderador. Sus habilidades de comunicación fueron excelentes; incluso cuando no estaba de acuerdo, sus modales nunca expresaron condescendencia. Algunos miembros del jurado se mostraron reticentes y nunca emitieron un juicio de una forma u otra. El miembro más joven del jurado no consideró que el testigo del crimen fuera poco confiable. Otros miembros del jurado tenían la mente abierta. Un profesor permaneció tranquilo durante todo el tiempo; escuchó a los demás antes de expresar sus propias opiniones. Otro miembro del jurado estaba impaciente por la duración del juicio. Se quejaba de que tenía un niño pequeño que cuidar en casa. Aparte de mí, habían otros dos jubilados, uno de los cuales era un abogado corporativo, que nos recordó la distinción entre casos civiles y penales. Existían dudas razonables en diversos grados para cada miembro del jurado, excepto con respecto al más joven.

4

El acusado: In dubio pro reo.

La abogada defensora hizo que su cliente alegara la quinta enmienda constitucional. El acusado miró solícito, con ansias de desespero. Parecía siete años más joven con su corbata y camisa blanca recién almidonada. En su labio superior tenía un bigote recto y su cabello era un afro recién rapado. Se presentaba obviamente para dar fe de salubridad. Desde el momento del asesinato, era reo de Rikers Island. Sentado a apenas a 10 metros del jurado, el acusado mostraba una sonrisa en su rostro cada vez que nos miraba. Algunos miembros del jurado interpretaban su semblante como un regodeo. Otros veían su expresión como auto-compasión o abyección, incluso como un intento de conquistarnos. Su sonrisa, una especie de mueca retorcida, fue imperturbable, razón por la cual nos inquietaba. Sin embargo, resolvimos descartar nuestras aprehensiones. Era imposible saber si el acusado estaba arrepentido o simplemente intentaba engañarnos. Más importante aún fue la cuestión de la coherencia. Si la duda nos habría de servir de algo, tendría que surgir de la evidencia. La clave fue saber si el acusado era un agresor solitario o si había alguien más involucrado. Nuestra certeza tendría que provenir de la valoración de los hechos y no de las apariencias.

5

El enjuiciamiento

La fiscalía cargó al acusado de asesinato en “primer grado”. Esto implicaba premeditación con alevosía. La fiscalía agregó otros dos cargos: asesinato en “segundo grado”, lo que sugería falta de premeditación. El tercer cargo fue por delito de homicidio: muerte causada durante la comisión de un delito con arma ilegal y con extrema indiferencia hacia la vida humana. Emitir un juicio sobre estos cargos se basó en la intención. Cada miembro del jurado tendría que llegar a una aproximación de la verdad, y ninguna otra explicación razonable podría explicar la evidencia presentada en el juicio. El veredicto, por supuesto, tendría que ser unánime. La prueba de la participación directa del acusado era fundamental. La evidencia tenía que demostrar que el acusado había cometido el crimen. ¿Fue la muerte de la víctima el resultado de una legítima defensa o fue deliberada? La pregunta ante el jurado era si existían circunstancias fuera del control del acusado. ¿Cómo entraron en juego sus instintos y miedos con sus propias acciones? ¿Podrían los jurados diferenciar todos estos aspectos?

6

Testimonios

I

El clima de aquel julio fue abrumadoramente caluroso. El aire acondicionado en la sala del jurado era viejo y tan ineficaz como la del tribunal; la sala del jurado era aún más sofocante, particularmente entre los largos intervalos de los procedimientos de cada día. La habitación era apenas lo suficientemente grande para la mesa larga y sus 12 incómodas sillas. En este espacio reducido, era casi imposible para nosotros caminar, ir a la fuente de agua o incluso al único servicio disponible. Los recesos para el almuerzo eran muy anticipados. En los pocos días de brisa refrescante, pudimos abrir las ventanas, pero teníamos que aguantar el ruido callejero. En la sala del tribunal, no se permitían tales libertades.

II

A la tercera semana del proceso, el juez comenzó a ponerse de pie con los brazos cruzados sobre las caderas. Con cara de desconcierto, se daba la vuelta y se ponía de pie detrás de su silla, con la túnica negra medio desplegada y la corbata suelta. A veces, asumía lo que parecía ser una expresión meditativa con ambos brazos apoyados sobre el respaldo de la silla. Otras veces, se apoyaba con uno de sus codos sobre el respaldo de la silla. Una de sus manos sostenía su barbilla, dándole una cierta mirada de abandono. Para mí, semejante informalidad rompía con la monotonía del caso, como si lo ayudara a mantenerse despierto, apaciguándosele del calor embrutecedor.

III

El caso había estado bajo investigación durante siete años. Nosotros, los miembros del jurado, quedamos asombrados por la falta de cohesión de las acusaciones. Las declaraciones de los testigos no se correspondían en modo alguno con los alegatos del fiscal. De hecho, el caso de la fiscalía parecía estancado. Uno se preguntaba si había alguna justificación para dicho juicio. El único mérito del caso aparentemente fue el uso de la autoridad de un jurado para emitir un veredicto, ya fuese para descargo o condena.

IV

Según testimonio de la policía, el crimen fue el resultado del enfrentamiento de dos bandas rivales. Las edades de los pandilleros oscilaban entre los 12 y 40 años. La abogada del acusado proporcionó sus fotografías al jurado. Las fotos les mostraban en ropa costosa. Ambos grupos parecían lucirse, como si fuesen la fuente de orgullo del barrio. Cada grupo tenía sus propios signos de mano como lemas. Según la policía, la noche del asesinato las dos bandas se peleaban por su territorio en el tráfico de drogas. El acusado llegó a convertirse en el principal sospechoso dos años después de iniciada la investigación. Según uno de los detectives, el acusado buscó “joder” a los miembros más jóvenes de la pandilla adversaria, como una forma de establecer su propia autoridad sobre ellos. Se dijo que el motivo del acusado era también satisfacer la sed de venganza por haber sido “rallado” (desprestigiado) por ellos. El jurado consideró, sin embargo, que dichas intervenciones eran meramente subjetivas. Para nosotros los únicos hechos creíbles eran los de la lucha territorial entre ellos.

V

El primer testigo, quien tenía 13 años en el momento del asesinato, fue el eje de la defensa de la acusación. Había sido un amigo íntimo de la víctima y su proximidad al hecho le hacía valioso. Durante el transcurso de varios días de testimonio, dos oficiales le escoltaban vestido con un mono naranja, con grilletes en ambas manos y tobillos. Sólo le quitaban las manillas cuando se sentaba en el estrado. Por el abogado del acusado, supimos que el testigo había estado detenido durante dos años por un cargo de asesinato distinto. La abogada defensora le preguntó: ¿Está aquí hoy a cambio de indulgencia por la acusación que enfrenta? En desafío empujó los brazos y los hombros hacia adelante. Su actitud parecía evasiva, mientras la fiscalía se oponía a que respondiera. La pregunta fue retirada, pero el jurado no la olvidó. Su mano cubría parcialmente su rostro, especialmente sus ojos y nariz. Su cabeza se movía de un lado al otro. Señaló este al acusado mientras se frotaba la barbilla y le acusó de asesino. Sus declaraciones nos confundían al parecer mas bien manipuladoras. Se evidenciaba que él no había visto de dónde había provenido la bala. Sus acusaciones sonaban inverosímiles, como si hubieran sido ensayadas. Tenía un aire prepotente, exudando odio. Durante el examen de la fiscalía, reveló su conversión al Islam y afirmó que había llegado a ser mejor persona a través de las enseñanzas del Profeta. Para nosotros, sin embargo, su comportamiento era el de un malhechor impenitente. Su falta de sensibilidad insinuaba una vida delictiva e inmoral.

VI

El segundo testigo del fiscal hablaba en voz baja, pero su testimonio parecía vacilante. Según él mismo, había estado al filo de una horda. Se había formado un círculo alrededor de un encapuchado y la víctima. Cuando fue interrogado por la defensa, titubeó antes de admitir haber visto a otro compañero armado. Pero al final cedió. Recordó que otros pandilleros habían disparado al aire. Su reconocimiento del uso de otras armas explicaba los múltiples proyectiles de balas encontrados por la policía. Sin embargo, el origen de la bala que penetró el corazón de la víctima continuó siendo un misterio. No sabíamos qué había pasado. ¿Fue una represalia? ¿Estaba el tirador incitando a otros cómplices? No hubo respuesta, ni de este testigo ni del anterior.

VII

A pesar de que la abogada defensora trató de desentrañar la credibilidad de los dos testigos presenciales del fiscal, ella tropezó con sus propias palabras. No pasó desapercibida su afirmación de que el encapuchado podría haber llevado una pistola dentro del bolsillo de su sudadera. Pero, como nadie había afirmado todavía haberlo visto sacar un arma, su atención a este asunto parecía fuera de lugar. ¿Estaba tratando de negar la inocencia del hombre encubierto, mientras que al mismo tiempo parecía implicar a su propio cliente? No podíamos entender su propósito, ya que la identidad del encapuchado nunca se había aclarado. Para el acusado, su digresión fue intrascendente. Pero para nosotros, el jurado, dicho desliz aumentó la duda. Aún así, al final, la defensora logró refutar las pruebas reunidas por la policía.

VIII

La noche del asesinato, un peatón llamó la atención de un velador de vecindario sobre una conmoción callejera. El velador no hizo nada hasta que la policía llegó en sus autos encontrando el cuerpo del asesinado. La multitud alrededor de la víctima ya se había dispersado y ninguno de los vecinos hablaba de buena gana de lo que habían visto. El jurado se mostró consternado porque la orden de arresto se emitió dos años después del hecho. El abogado defensor enfatizó que, en el transcurso de esos dos años, la memoria del suceso en cualquier testigo seguramente se hubiera opacado. El abogado defensor argumentó: “… sólo señalar con el dedo a un presunto culpable, por el simple deseo de cerrar el caso, no debe considerarse probatorio en sí mismo”.

7

La evidencia

Como parte de nuestras deliberaciones solicitamos ver la evidencia en vídeo antes y después del tiroteo. Testigos habían afirmado que en la noche del asesinato el acusado fue a una casa de vecindad en busca de un arma, la cual compartían los miembros. Había dos cámaras, ambas con ángulos de visión bastante restrictivos. El vídeo era granulado: producto de cámaras de seguridad de baja resolución. No se incluía sonido alguno y las imágenes estaban entrecortadas. La cámara del vestíbulo mostraba a alguien bajando las escaleras para salir, vestido con una gorra de béisbol debajo de una sudadera con capucha. Sólo sus labios y barbilla eran visibles. Para nosotros el dilema fue cómo identificar a la persona. La mujer del jurado con el niño en casa enfatizó: “… esas facciones no eran de gran particularidad, podrían haber sido las de cualquiera”.

El crimen tuvo lugar a la medianoche. No había tráfico y la calle estaba mal iluminada. Por segunda vez, examinamos la cinta de la cámara exterior. Nos concentramos en el rodaje justo antes del suceso. La imagen era turbia y nos mostraba a la persona encapuchada saliendo del edificio. La espalda de la víctima era visible y su amigo estaba detrás de él. De pronto hubieron varios destellos de disparos, uno de los cuales ocurrió justo al lado de la víctima. El encapuchado estaba frente a la cámara claramente empuñando un revólver.

La evidencia balística mostró que la trayectoria de la bala provino de una distancia corta antes de ingresar al cuerpo de la víctima. Quizás el disparo vino de la posición del encapuchado, pero esto era tan sólo una suposición, y no sabíamos quien era él. Más importante aún, la policía no halló arma alguna. En resumen, los testimonios, el análisis y los relatos escritos nos resultaron inútiles.

8

La comunidad

Los miembros del jurado estuvieron de acuerdo en que no se podía confiar en los relatos de las bandas ni de los de la comunidad. Las dos bandas vivían en manzanas adyacentes. Plagada de drogas, la comunidad se había convertido en su propia víctima. La solidaridad se manifestaba como hostilidad, en mutua convivencia. Los asaltos eran generalizados, tanto en las calles como en los hogares. Madres, hermanos y hermanas se atacaban entre sí. La tasa de mortalidad era alta, lo que en sí mismo evidenciaba que la comunidad estaba sembrando las semillas de su propia destrucción. Rara vez algún adolescente estaba exento de robar o asesinar. Ningún programa social era de ayuda. Nos preguntábamos si sólo servíamos como agentes de retribución y venganza.

9

Justicia ciega

Desde los primeros días de deliberación, no estábamos seguros de si el acusado había tomado parte. En nuestro cuarto día, la joven que se había mostrado inflexible sobre la culpabilidad del acusado comenzó a vacilar. La mayoría de los miembros del jurado todavía pensaban que era inocente, pero cuatro insistían no estar convencidos. Cuanto más aceptaban los jurados sus propias limitaciones, más difícil resultaba formarse una opinión. La frase justicia ciega nos parecía más bien hiriente.

10

Unanimidad

La mayoría discutió con los cuatro opositores. Las tensiones escalaron con el termómetro. El calor del mediodía, la humedad y el ruido de calle se volvían cada vez más insoportables. Con las ventanas cerradas, encendimos el anémico aire acondicionado y nos asustaba más que nunca el no estar a la altura de la tarea. Nuestros desacuerdos nos llevaron al límite y nos pusieron los nervios de punta. Lentamente avanzamos hacia el acuerdo. Paso a paso, se hicieron concesiones. En el momento de la tercera encuesta, el moderador votó con reserva en contra de la condena. Mas, todavía habían tres miembros del jurado defendiendo con firmeza la condena. Nos dimos un minuto de silencio antes de emitir un nuevo voto. La decisión fue unánime por la inocencia. Nos preguntábamos estupefactos si habíamos presentado un veredicto injusto o si habíamos descarrilado el caso.

11

Anunciando el veredicto

Convocamos al guardia y le entregamos la funda oficial con el veredicto. Después de regresar a la sala, el juez nos encuestó individualmente. Impreso indeleble en nosotros estaba el rostro de la madre del niño asesinado. Desde el principio se había sentado sola en la esquina trasera izquierda al fondo de la sala. Su dolor contrastaba con el de la familia del acusado. Cuestioné las reacciones de los familiares. Me sentía inepto, e incluso de hecho insignificante. A partir de ese instante, mi entendimiento se evaporaba.

Anunciado el veredicto, un clamor estridente irrumpió en el tribunal. Los gritos de la madre del niño asesinado se disputaban con el regocijo de los del acusado. A fuerza de percutir su martillo, el juez exhortó a la sala que guardara silencio. Y clausuró agradecido por el servicio de los miembros del jurado. ¿Teníamos o no razón?, me preguntaba.

12

El azar de la verdad

La aleatoridad dominó a cada incursión del jurado. Recordé con temor el imperativo de mi padre de esconderse detrás de la ficción como si ello fuese instrumento de suficiencia.

El jurado inició el desalojo de la tribuna. Observé que el juez nos miraba con una leve sonrisa de comprensión, mientras nos dirigíamos hacia la salida. Caminamos hasta la sala de deliberaciones donde recogimos nuestras pertenencias por última vez. Nos trasladamos al ascensor en el extremo opuesto del palacio de justicia. Abajo nos esperaba la familia del exculpado quienes al acercarnos exultaban sus gracias a gritos ensordecedores. Su influencia había pervertido toda una vida, mas hecho triunfante, era una corrupción sin acabar.

_________________________________________

Epílogo

Terminado el teatro de confrontación, jurados, abogados, y testigos se convirtieron en actores de lo absurdo. Nuestro veredicto fue tétrico. Sin opciones, las ventajas y desventajas se habían enfrentado dejándonos vacíos. ¿Qué papel hacen el abandono y la oscuridad en la condición humana?, me preguntaba. Tal parece que la indiferencia a la verdad se convierte en la coraza de no ser juzgado.

Ricardo F Morín T

Autobiografía de Ricardo F Morin: Artista Plástico y Escenógrafo

septiembre 3, 2020

Es un hecho que la propia naturaleza del arte es la antítesis de la mercantilización; aunque, la lucha por la supervivencia, común a la humanidad, sea parte integral de la humanidad en si misma, y ciertamente, una característica implícita al arte como modo de definirnos. Tanto la seguridad y la respetabilidad, como la fama y el éxito tal parecen mas bien obstáculos a la expresión de comunalidad; y nuestras reacciones a los acontecimientos sólo pueden ser vistos por necesidad como el condicionamiento que cada uno requiere desintegrar al reconocerse como tal: Háblese de la noción del miedo o de territorialidad, de la propiedad o el nacionalismo, como influencias divisorias que cualquiera puede optar por desarraigar.

Nacido el 2 de Julio de 1954 en el seno de una familia de abogados de clase media en Valencia, Venezuela, vine a los Estados Unidos en 1972, naturalizándome ciudadano estadounidense en 2001. Mi interés por el arte surgió desde la primera infancia. Formalmente comencé, a los siete años en mi ciudad natal de Valencia, con estudios de dibujo en la Escuela de Bellas Artes Arturo Michelena. Más tarde en la adolescencia por dos veranos consecutivos comencé a integrar una formación en la pintura en el taller privado del pintor húngaro Lazlo Lenyel.

Después de completar el bachillerato en humanidades en el Colegio La Salle en 1972, mis padres me enviaron a estudiar a Estados Unidos cuando tenia 17 años de edad. Durante el año académico 1974-76 me registré en los programas de arte tanto en la Universidad Estatal de Nueva York, Buffalo, como en Villa Maria College (también en Buffalo). Aunque por un corto plazo en 1976 tuve que residir de nuevo en Venezuela, donde estudié de forma privada con el artista malagueño José Luis Montero, en 1977 regresé a Buffalo bajo la tutela de la profesora Herta Kane en SUNY Buffalo y James Jipson en Villa Maria College. Para entonces había comenzado a acumular un buen portafolio de trabajos. En mayo de 1976 realicé mi primera exposición individual: “Obras de Ricardo Morin” en Villa Maria College Gallery. En 1977 el Ministerio de Educación de Venezuela me otorgó una beca completa para la culminar un B.F.A. en SUNY Buffalo, donde me especialicé en pintura de estudio. A los 26 años de edad, me gradué summa cum laude en mayo de 1980. Antes de graduarme, la curaduría de mi exhibición de tesis “Buffalo Series 1979” https://www.ricardomorin.com/l-series-html/62.html fue dirigida por el conocido pintor Seymour Drumlevitch en la Galería Alamo de la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo. [2] https://www.ricardomorin.com/l-series-html/62.html

Ese mismo año en marzo de 1980 presenté una pintura abstracta no objetiva, Buffalo Series Nº 1, 1980, https://www.ricardomorin.com/l-series-html/53.html para el 38th Western New York Show en Albright Knox Art Gallery de Buffalo, la cual recibió el premio de pintura: Birge Wall Covering y el Reed Foundation Award. En junio de 1980, tuve mi segunda exposición individual, Buffalo Series 1980 en Hallwalls Gallery, Buffalo, NY. [3] https://www.ricardomorin.com/l-series-html/57.html

El año anterior, en la ciudad de Salzburgo, cuando asistí a los seminarios escenográficos impartidos por Gunther Schneider Siemsen en 1979 en la Internationale Sommerakademie für Bildende Kunst Salzburg, Austria (Academia Internacional de Verano de Bellas Artes de Salzburgo), recibí el premio Förderungspreis Leistung der Stadt Salzburg. Seymour Drumlevitch, mi entonces asesor académico en SUNY Buffalo, reconociendo mi madurez como pintor, recomendó me postulara para el programa M.F.A. el cual me ofrecía la Universidad de Yale, Escuela de Drama (Departamento de Diseño). Mi maestría en escenografía en Yale fue financiada por una beca completa del gobierno venezolano Gran Mariscal de Ayacucho. Un factor determinante para elegir una carrera como escenógrafo se debió en parte a mi confianza en que podría sobrevivir a las demandas de la escena artística de la ciudad de Nueva York si también tenía las habilidades comerciales correspondientes. Posteriormente, a la edad de 29 años, el grado fue obtenido secundi honoris en mayo de 1983.

En los primeros cinco años después de haberme graduado en Yale, inicié mi trabajo en la ciudad de Nueva York como escenógrafo en Off-off-Broadway con la conocida dramaturga-directora Irene Fornés https://www.nytimes.com/1986/04/17/theater/stage-lovers-at-intar.html y el director Max Ferrá https://www.nytimes.com/1986/02/12/theater/the-stage-la-chunga-by-mario-vargas-llosa.html en el teatro INTAR con buenas reseñas periodísticas en el New York Times https://www.nytimes.com/1983/04/17/theater/theater-dario-fo-s-about-face.html y otras publicaciones como el Village Voice sobre mi trabajo como diseñador. Complementaba entonces mis ingresos como asistente principal de diseñadores establecidos a gran escala en Broadway (Robin Wagner, David Mitchell, Tony Walton, Santo Loquasto, et al.). A los 34 años de edad, en 1988, logré obtener un contrato de arrendamiento para un taller ¨loft¨ en Tribeca dedicado a la pintura exclusivamente, donde continué elaborando grandes formatos. En 1988, también entré al programa “Artista en el mercado” del Museo de las Artes del Bronx, el cual culminé con un buen recibimiento de la critica en 1989 https://www.ricardomorin.com/l-series-html/32.html and http://m.bronxmuseum.org/aim/aim-fellowship. A partir de entonces, tuve mi primera exposición individual en la ciudad de Nueva York en la Galería Venezuela en East 51st Street en Septiembre de 1992. [5] https://www.ricardomorin.com/l-series-html/18.html

Debido al SIDA, tuve que pasar a la discapacidad en 1993 a la edad de 38 años. Lamentablemente esto significó renunciar a mi espacio de estudio en Tribeca. Creyendo que la atención médica sería en vano, elegí refugio con mi familia en Venezuela. Abandoné tanto la cobertura médica como todas las actividades comerciales anteriores. Sentí que solo las necesidades básicas requerían atención. Guiado por mi propia intuición, fui activo y expresivo en mi propio entorno, y la expresión visual llegó a ser el factor estabilizador en el proceso de convalecencia.

Entre 1993 y 1996 mi salud se deterioró bastante, pero comencé una serie de pinturas contemplativas titulada “Aposentos”. El segundo cuadro de esta serie, Aposento Nº 2 https://www.ricardomorin.com/l-series-html/11.html fue seleccionado para el “XIV Salón Municipal de Pintura: Homenaje a Carlos Cruz Diez, 1994”, Galería Municipal de Arte [Ayuntamiento, Maracay, Venezuela].

Mientras estuve en Venezuela, me ofrecí como voluntario para trabajar en servicios sociales en la Fundación Metaguardia, la cual había creado y dirigido. Metaguardia se formó como un centro de información y educación en Valencia para ayudar a las personas que padecían una enfermedad terminal, en particular, aunque no exclusivamente, a los que también eran indigentes. La fundación consideró la compasión y la cooperación como la forma más alta de inteligencia en apoyo de los afligidos. El objetivo era crear terapias que involucraran el concepto de una revolución psicológica a través de las artes, que fuera paralela a los servicios pro bono de los médicos quienes participaban. Aunque la fundación sólo duró aproximadamente dos años de 1994 a 1996 (esta no pudo sobrevivir a los problemas económicos del colapso de la economía de Venezuela), sigue siendo un tema de conversación en mis esfuerzos artísticos.

Con la llegada del cóctel antirretroviral en 1996, mi inmunidad era prácticamente inexistente. Aunque se había radicalizado en un estado de inercia, dicho estado me fortaleció con una interna sensación de paz y tranquilidad. Y fue así que regresé finalmente a Nueva York en diciembre de 1996 para adquirir los nuevos tratamientos disponibles, los cuales no hubiesen sido disponibles en Venezuela. Al poco tiempo de haber restablecido la cobertura médica y mejorado sustancialmente mi salud en la ciudad de Nueva York, busqué auxilio del Departamento de Recursos Humanos a falta de hogar. Estaba seguro que a corto plazo encontraría una vivienda. Pasé de un abismal hotel de transición llamado Paradise situado en el Bronx (por 3 meses en 1997) al igualmente abismal programa ¨Common Ground” del Hotel Time Square por 4 años hasta llegado el 2001, cuando hallé un digno apartamento donde he vivido hasta la actualidad. Conseguí seguir pintando en todos los espacios disponibles. Entre 2002 y 2003 asistí al Art Student League. Al poco tiempo a la edad de 46 años tuve la fortuna de encontrar la relación mas significativa, mi compañero de vida, en el año 2000, con quien he convivido hasta el presente, mientras convertí por un periodo de 11 años su apartamento en un taller de pintura laborando hasta finales del 2012.

En septiembre de 1998, ayuda había llegado a través de la organización Visual AIDS de Nueva York, que estuvo a cargo de la curaduría de una exposición individual/doble, la cual estaba basada en retratos en acuarelas y óleos junto con otro miembro, Nicolo Cataldi, en la Iglesia de San Marcos de Nueva York. También he tenido numerosas oportunidades de participar en exposiciones colectivas, tanto en espacios alternativos como en la web, una de estas: Exhibit “In the Flesh”, comisariada por el artista de Hong Kong Jo-ey Tang, febrero de 2009, donde se refirió a mis pinturas de principios de los noventa como “cartas de amor a la ciudad de Nueva York”. Aunque fueran pequeñas muestras de apoyo, recibí subvenciones de materiales de Visual AIDS en diversas ocasiones durante el curso de siete años.

En 2000 recibí una Beca de Rehabilitación VESID que incluía software de alta gama y un equipo de alta capacidad para proyectarme profesionalmente con un certificado en Maya (software digital relacionado a un entorno tridimensional digitalmente sumergible) del Centro Avanzado de Aplicaciones Digitales de la Universidad de Nueva York, así como un certificado en Auto-Cad de la Escuela de Continuación de Estudios Profesionales de la Universidad de Nueva York. El compendio de dichos estudios, el equipo y softwares subvencionados me han permitido utilizar la computadora como un medio alternativo a la pintura, lo que se refleja particularmente en mi Serie de Interacciones Platónicas 2006-09 https://www.artmajeur.com/en/rfmorin/artworks?page=5. Entre 2000 y 2003 también utilicé la computadora en combinación con la acuarela y el dibujo manual para explorar la naturaleza del infinito como concepto visual, reinterpretando miniaturas persas del siglo XV, deconstruyéndolas y reconstruyéndolas como un solo movimiento de expresión en la confluencia de lo abstracto y geométrico. https://www.ricardomorin.com/06_paintings_html/13.html

De 2003 a 2005 amplié cuestiones relacionadas con perspectivas que sintetizan conceptos de espacio pictórico sobre el infinito. El proceso de geometrización del gesto se convirtió en la base de mis pinturas, que equiparé con alcanzar un infinito personal: el misterio y la poesía en el drama individual de uno. Desde 2005 hasta 2012, como profesor adjunto en el Manhattan Pratt Institute, impartí un curso titulado Pictorial Perspective. Habia creado dicho curso como un estudio de las metodologías del dibujo perspectivo desde el Renacimiento hasta el presente, dedicado a estudiantes de arquitectura y diseño: donde el enfoque era el infinito como forma de arte.

Durante el periodo 2006-2009, entró en vigor un Manifesto de la Serie Triangulación del cual comparto el siguiente extracto: https://ricardomorin.wordpress.com/2008/12/08/declaracion-de-ricardo-morin-editado-por-billy-bussel-thompson-profesor-emerito/

… la abstracción / plasticidad pictórica expresa tanto en forma como en contenido un tipo de arte que va más allá del mundo material de los signos. Elijo la proporción áurea 1 = 1618 como formato consistente para la abstracción no objetiva, que es claramente inherente a la congruencia infinita [una manifestación común a todas las metodologías de perspectiva conocidas], para expresar un diálogo sobre la fluidez del vehículo de la pintura y su geometría. Al mismo tiempo, establezco una triangulación del plano desnudo del lienzo que reafirma su naturaleza paradójica como objeto: en cuya planitud pongo en juego de suspensión la profundidad espacial ficticia de las formas expresadas en él. Aunque en mi interés visual esté inmerso en la estética del siglo XX, no me esfuerzo ni por un movimiento histórico específico ni por la agenda posmodernista. Simplemente, considero hacer arte como un producto “carnoso” de la experiencia humana, resultado de la propia pasión. Así como la idiosincrasia del individuo, indivisible por naturaleza, sea ciega a la causalidad, un marco estético abarca todos sus sentidos y la imagen es sólo el resultado o residuo. No objetiva, atemporal o incluso existencial —en este sentido— la imagen o Kunstgegenstand no busca explicar cuál sea el significado de la experiencia; más bien, la imagen se manifiesta, provocando la interpretación del observador. El trabajo terminado se destaca por sí solo como una concentración de múltiples capas. Cada uno de los numerosos estratos es esencial para la integridad total. Pueda haber una sensación de movimiento multidireccional en cada una de las obras, el cual perciba la mirada del espectador a través de las formas delineadas, donde se asoman entrelazamientos de trazos y arabescos. El espectador se queda, espero, con un sentido de completitud generativa de las obras en un universo que se hace y se rehace a sí mismo. https://www.ricardomorin.com/Triangulation_Series.html https://www.ricardomorin.com/Link_Drawings.html

Después de completar quimioterapia en 2008 para el linfoma Non-Hodgkin’s [asociado con el SIDA], comencé a sufrir trastornos musculares sistémicos, que me impedían estirar mis propios lienzos. Habiendo explorado ya el formato de lienzo colgante al estilo de pergamino chino como una alternativa a los formatos de estiramiento en mi Serie de Triangulación de años antes, y llegué a comprender cómo se comportaba el material y su aplicación en sus términos más simples, así como cuáles eran las limitaciones del medio en lo relativo a mis propias limitaciones físicas. Me di cuenta de lo poderoso e inteligente que era el “silencio” en comparación con todo el ruido y la cacofonía visual del mundo tangible en general. Consciente de esta energía vibrante, de su vitalidad, como espejo de la apercepción o de las percepciones de la realidad, en absoluta quietud, fue entonces cuando la simplicidad incidental del medio y mi propia concepción de la forma facilitaron mi mas profunda empatía por la naturaleza del silencio como tema.

Entre 2009 y 2010, comencé a trabajar en la nueva serie actual de pergaminos colgantes, Metaphors of Silence. Un extracto de su manifesto audio-visual dice lo siguiente: https://ricardomorin.wordpress.com/2010/11/24/metaforas-del-silencio/

La verbalización de una realidad estética implica su propia muerte; no importa cuán precisas sean, la precisión misma de las palabras resiste la magnitud de esa realidad. Ver la actualidad del arte nunca puede tener lugar si nace en un espíritu fragmentado por la ilusión de fórmulas novedosas, encerrado por la gratificación o la condena, el placer sostenido por el pensamiento: la avaricia de un observador prejuicioso; ni se deriva de un estímulo excéntrico contradictorio para llamar la atención, sino que se encuentra en el espacio abierto del silencio, en la quietud virtuosa de una contemplación meditativa, en la libertad misma de lo conocido, libre de observar con un mayor atención, donde las preguntas son innecesarias y las respuestas trivializan la observación misma. Esta estética no es producto de la experiencia, ni de la asociación con el pasado ni de la búsqueda de una audiencia, ni producto de un mercado imperante. Estos fluidos ni siquiera son conscientes o inconscientes; no propagan un esfuerzo de realización ni son el producto de un ritual egoísta y vano de elección. Estos fluidos son manifestaciones comunes a todos nosotros, aquello que nos define más allá de las ideas y las palabras, aquello que opera creativamente sin depender del ruido del conocimiento, aquello que no se adapta a medidas o etiquetas, donde la oscuridad misma permite la propagación de su vitalidad. energía para empujar más allá de la esclavitud de lo conocido. Es creación en el vivir, el propio despertar y la renovación en cada relación, si uno quiere unirse a todo el movimiento de la vida.

En el curso entre 1997-2012, colaboré en un proyecto experimental de investigación en arte y antropología con el Dr. Andrew Irving de la Universidad de Manchester. Con el apoyo de una subvención de la Fundación Wenner Gren titulada “New York Stories” – ver descripción completa en el enlace Biografía en “Proyectos”. https://www.ricardomorin.com/Bio.html. Mi papel colaborativo con el Dr Irving era definir, en un enfoque cronotópico, un viaje biográfico que está asociado con la naturaleza del silencio y su impacto en el sentido de humanidad. El libro del Dr Irving The Art of Life and Death: Radical Aesthetics and Ethnographic Practice (El arte de la vida y la muerte: Estética radical y practica etnografica) fue publicado en 2017 por Hau Books, Chicago https://haubooks.org/wp-content/uploads/2017/12/Irving_Art_of_Life_and_Death.pdf

En base a nuestros diálogos en el capítulo III, Observaciones sobre la naturaleza de la percepción, pp. 119-146) el Dr Irving comenta:

Para Ricardo, el término Arte Outsider a menudo denota un prejuicio hacia las personas que se percibe como plagadas de algún tipo de deterioro de la salud física o psicológica. Como tal, tanto los medios académicos como el establecimiento artístico tienden a dividir el arte sobre la base de su importancia cultural o a través de un prejuicio subyacente, el cual Ricardo sugiere que evoluciona de acuerdo con las demandas del mercado. Otro término es el Arte Folclórico, el cual se considera como referente al arte de las colonias o al patrimonio cultural de una nación, y se asocia con ideas de raíces compartidas y experiencias vividas. “¿Son estos términos de alguna manera similares o diferentes de los temas involucrados en el arte producido durante la lucha por la enfermedad crónica o terminal?” Ricardo preguntó después de leer este capítulo, “y si bien la noción de reciprocidad es esencial para comprender la condición humana compartida, ¿puede también ayudar a expandir la sensibilidad sobre la comprensión de la expresión humana en un contexto científico interdisciplinario, limitado por la miríada de circunstancias que pueden envolver el patetismo humano además de la biología?, ¿ya sea en la supervivencia sociológica para encajar o como un esfuerzo por sobrevivir terapéuticamente a una enfermedad crónica o terminal? ” La respuesta y el análisis de Ricardo continuaron:

Hay una gran inteligencia en los esfuerzos creativos que realiza la mente humana para sobrevivir a cualquier circunstancia. Además, es innegable que el dolor corporal y el dolor mental son omnipresentes en la vida, ya sea por privilegio o por alienación. Los conceptos lógicos de la ciencia cognitiva con promedios, clasificaciones y algoritmos no tendrán otro propósito que proporcionar una mera aproximación para comprender la complejidad de la expresión humana, su diversidad, heterogeneidad y naturaleza inenarrable. ¿Podemos realmente llegar a comprender las formas en que los diferentes modos de expresión interior, como los diálogos interiores en curso de las personas, los estados de ánimo no articulados, los mundos de vida imaginativos y las ensoñaciones emocionales, permanecen ocultos bajo la superficie de las actividades públicas y, por lo tanto, ocultos de la investigación? En última instancia, lo místico sobre el ciclo de la vida y la muerte puede que no se dilucide con un enfoque táctico, sino a través de una profunda introspección que es muy difícil de articular.

El Dr Irving explica:

Las camas y las sillas https://www.researchgate.net/figure/Self-portrait-in-a-chair-by-Ricardo-Morin-1998-oil-on-canvas-Reproduced-by-permission_fig17_331629358 suelen ser lugares dinámicos de pensamiento, expresión y memoria para las personas quienes viven con períodos prolongados de enfermedad, cuyo pensamiento se extiende libremente por el pasado, el presente y el futuro. Las personas siguen siendo seres que piensan y hablan incluso cuando están acostadas o sentadas en silencio durante largos períodos y pueden estar negociando cuestiones críticas, dilemas y decisiones con respecto al tratamiento, el trabajo o la fe y participar en corrientes emergentes de diálogo interior, pensamiento y emoción.

Fue durante este estado, que Ricardo describe como uno de “alta inercia” que llegó a reconocer la simplicidad, el poder y la estética del silencio, especialmente “cuando se compara con todo el ruido y la cacofonía visual del mundo tangible en general”. Por supuesto, un silencio nunca es simplemente un silencio. Los diferentes días están mediados por diferentes silencios; un silencio incierto, un buen silencio, un silencio heroico, un silencio surrealista, un silencio doloroso. Un silencio puede contener los rostros de las personas más cercanas a ti, pensamientos suicidas, imágenes del mundo exterior, ensoñaciones y proyectos de vida orientados al futuro.

Entre sus analises, Irving comenta en este capitulo:

• Aunque las cualidades estéticas y materiales de cada obra de arte se puedan explicar en términos de cómo las vías del cerebro responden a ciertas frecuencias de color y luz, o en relación con la teoría cultural, la historia del arte y el simbolismo, estas siguen siendo explicaciones ineficaces a menos que las experiencias corporales y existenciales de la persona y sus circunstancias se incorporen a ellas. Las imágenes no existen independientemente de un cuerpo que percibe y del mundo vital que las acompaña, constituido a través de la experiencia, la emoción y la sensibilidad estética.

Más tarde le escribí al Dr. Irving después del lanzamiento de su libro:

Mucho ha sucedido desde los días en que entablamos un diálogo sobre estética en relación a la negociación entre contingencias en el posible final de la vida. Esto parece resumir el tema central, abriendo el camino a nuevas investigaciones sobre la psicología del final de la vida.

Comprendí lo variable o cambiante que era nuestra percepción de la vida, cuando la muerte dejaba de ser una amenaza, particularmente en esos momentos en los que nuestra vida diaria, de repente, aparentemente, se volvió productiva, con más actividad. Y así fue que se pudo aceptar cada momento que nos renovaba día a día. En mi caso, luego de 10 años siguiendo nuestros diálogos, y en remisión por cáncer, sobreviviendo la necrosis avascular, bilateral de caderas, e incluso después de la cirugía de revisión para recuperar la atrofia muscular resultante de la primera artroplastia de cadera.

Escribiendo blogs y metiéndome en el activismo, e incluso en la continuación de mi arte visual, entendí que no era que uno quisiera ser autocomplaciente: si la medicina venía al rescate, o si el destino le permitía sobrevivir a lo prometido. para ser un fin, ¿cómo podría haber vanidad en dicho reconocimiento?

Incluso si enfrenté la adversidad, la mía y la de los demás, no pude evitar sentirme bendecido en medio del amor y la compasión que compartían quienes nos rodeaban. La muerte parecía ser claramente el mero ciclo de la vida, manifestado incluso cuando uno duerme, cuando uno se eleva conscientemente por encima del dolor del pasado, no por ningún esfuerzo u obligación, sino porque uno puede sentirse indiferente a todo conocimiento, incluidos aquellos significados de naturaleza religiosa.

Llegado el momento, uno finalmente se siente vacío para poder recibir y llenarse nuevamente. El acto de negociar ya no está presente, no hay negociaciones, no hay amenaza ni recompensa en el futuro, y lo viejo ya no está bajo el radar.

Quizás uno se familiarice tanto con la proximidad a la muerte, que ya no sea relevante; pero uno reconoce el no tener sentido temer a la muerte; porque uno se ha dado cuenta de que la muerte es solo una parte de nuestra vida diaria: en la ausencia de toda comparación o distinción como hubiera dicho Jidda Krishnamurti en sus enseñanzas.

Esta quietud interior, y ese silencio no se pueden filtrar de ninguna aspiración, ya que la humildad no puede ser el resultado del deseo. Se haya por mera casualidad si tenemos amor.

A partir de 2015 hasta el presente a la edad de 66 años, paulatinamente he asumido una perspectiva de vida sin el enfoque de producir arte. La pintura es sólo una parte de mi vida. La vida tiene mucho más que ofrecer en la simplicidad y sin propósito alguno. Me dejo llevar por la vida misma sin tratar de controlarla. Hoy en día no tengo ningún otro interés que vivir y disfrutar de la vida, de mantener y mejorar la buena salud para que sea estable, disfrutar de los lazos familiares y las amistades, la lectura como la escritura, la comunicación en todo sentido, no solo lo visual.

Para ser un verdadero artista, pienso sea necesario primero nadar en el anonimato, lo contrario a la sed de buscar atención. Uno no está completamente entero, permitiéndose estar atado a los deseos o a la ambición, sujeto a la dependencia o a la conformidad. Uno puede ser fiel a sí mismo dondequiera que la vida le lleve.

La Cura para el COVID-19

marzo 24, 2020

¿Por qué los epidemiólogos se niegan a arriesgarse a probar tratamientos ya aprobados para otras enfermedades con el COVID-19, lo cuales están ampliamente disponibles, si nos encontramos en un estado de emergencia global que lo requiere, a causa del presagio de tantos millones de muertes a pocos pasos?

Es cierto que uno de nuestros principales desafíos hoy en día es el hecho de que existe mucha información errónea en todos los niveles, ya sea por parte de los políticos que compiten por nuestra atención o por epidemiólogos burocráticos, incluido el Dr. Anthony Fauci, quienes se preocupan principalmente por ser políticamente correctos a expensas de disminuir las posibilidades exigidas por un estado de emergencia, que evidentemente implica millones de vidas en riesgo.

Más importante aún, existe un estado de falta de preparación, sin las medidas adecuadas para la prueba o la contención del virus, con kits insuficientes para evaluar a todos y sin suficientes ventiladores para las personas más vulnerables, que son y serán afectadas por el virus en una ola pandémica deslumbrante.

Con el ánimo de traer esperanza, y deseando compartir nuevos hallazgos, después de consultar con mi médico especialista en enfermedades infecciosas, ahora puedo hablar cuidadosa y adecuadamente con todos mis amigos y familiares sobre el tratamiento del coronavirus Covid19, en base a lo que he aprendido de mi médico y una supervivencia de 35 años por el virus del VIH.

Puede valer la pena considerar los siguientes tratamientos ya aprobados para otras enfermedades si alguien ya es sintomático con la infección del Coronavirus y se encuentra sin ninguna otra opción para sobrevivir.

Aunque hasta cierto punto especulativo y anecdótico, pueda ser posible utilizar el remedio creado originalmente para tratar la malaria, en una dosis de 200 mg de Plaquenil (Hydroxychloroquine) en combinación con el antibiótico Zithromax 500 mg. Ello sería una medida considerablemente mejor para muchas personas vulnerables que sucumbir a una muerte segura sin ningún otro recurso.

Sin embargo, * Planequil * sigue siendo un medicamento experimental, que ha tenido resultados exitosos en algunos pocos pacientes con el coronavirus, y su aplicación no se adhiere al rigor establecido por la FDA para proteger al consumidor de un posible grave riesgo, involucrándose un tratamientos no previamente examinado: como aquellos que se estudian ampliamente bajo el proceso doble ciego y otros procesos de analysis estadísticos extensivos de laboratorio para una enfermedad específica.

Es vital en el caso del Hydroxychloroquine el monitoreo de las condiciones cardiovasculares y la presión arterial, ya que se sabe que puede aumentar la presión arterial de manera bastante peligrosa; es decir: especialmente para pacientes que ya tienen una enfermedad cardiovascular y que, si no mueren por el coronavirus, aún pueden correr el riesgo de morir por un derrame cerebral o un ataque cardíaco repentino.

Existen otros tratamientos disponibles diseñados como antivirales contra el VIH. Pero la misma precaución para el uso de Planequil es aplicable al uso de antirretrovirales. Sin embargo, los tratamientos antivirales contra el VIH se consideran beneficiosos porque están destinados a proteger el sistema inmunitario y, sobre todo, a proteger contra las enfermedades que causan restricciones respiratorias, que es el común denominador con respecto al coronavirus o COVID-19.

Entre los antirretrovirales que se están empleando como tratamiento breve contra el coronavirus, los médicos de enfermedades infecciosas ahora consideran Kaletra (Lopinavir / Ritonavir) en combinación con Zithromax como un tratamiento viable. Pero hay que tener en cuenta Los efectos secundarios de Kaletra que son a seguir:

Náuseas, cambios en los lípidos (grasa en la sangre) que deben controlarse de forma rutinaria, lipodistrofia (acumulación de grasa), enfermedades cardíacas—al igual que con el Planequil—y diarrea. La diarrea puede ser grave y debe tratarse mediante hidratación, una dieta adecuada, suplementos dietéticos y reguladores nutricionales.

También el antiviral para el Ébola llamado Remdesivir desarrollado por Gilead Sciences se consideró una respuesta hasta hace un par de días, cuando se suspendió su acceso debido a la abrumadora demanda en todo el mundo.
Todos los estadounidenses deben saber que Gilead Sciences ha recibido enormes beneficios de nuestro gobierno, que GS aún no ha pagado, a pesar de sus onerosos márgenes de beneficio. Como resultado, todos deberíamos ser activos en exigir que éste medicamento esté disponible para todos los estadounidenses que lo necesiten, incluso si sus efectos secundarios no se conozcan adecuadamente.

Además, y debido al estado de emergencia, el uso experimental en humanos con la VACUNA codvid19, descubierta por el instituto Pasteur de San Diego hace dos meses, ya se ha probado en humanos desde hace 8 días, superando los protocolos de animales y estudios comparativos. . Deberíamos pedir a nuestros representantes que la vacuna esté ampliamente disponible para todos.

En todos estos casos, debemos medir si el riesgo de efectos colaterales debería ser de menor importancia que el beneficio de sobrevivir a esta ola pandémica.

Anexo:

“Los tratamientos existentes para otras enfermedades no son necesariamente elecciones arbitrarias, incluso si se implican ciertos riesgos colaterales. Ya sabemos que nada en la ciencia es 100% concluyente, y que la experimentación es parte integrante de los rigores hermenéuticos de las ciencias. ¿No es cierto que muchos descubrimientos se basan en la intuición dentro de un proceso de exclusión al enfocarse en la misma sintomatología existente en otras enfermedades?

Lo que sabemos, por ejemplo, del tratamiento de la malaria (Plaquenil), o de los tratamientos contra el VIH (antirretrovirales como Kaletra), o del tratamiento del ébola (Remdesivir) es que los medicamentos existentes para dichas enfermedades pueden apuntar a denominadores comunes que coinciden con el COVID- 19 virus, por lo que no es tan descabellado experimentar con estos medicamentos; por ejemplo, porque estos medicamentos junto con antibióticos de amplio espectro para combatir infecciones bacterianas concomitantes pueden ayudarnos a atacar las restricciones respiratorias como la neumonía causadas por el Covid-19. Y la pregunta a considerar es si podemos permitirnos perder tantos millones de vidas mientras esperamos una extensa investigación protocolar.

Contrariamente a proponer la automedicación, o no monitorear la condición de salud de uno con un médico o un profesional de la salud, si uno estuviese afectado por el virus, todo lo que estamos diciendo es que también deberíamos cuestionar una narrativa autoritaria, cuando hay tan poco disponible para ayudarnos a superar este problema de pandemia

Quizás, en otra década, podríamos estar en el camino de encontrar un tratamiento universal para todos los virus. Pero mientras tanto, ser creativo incluye la intuición de nuestros médicos, incluso al correr el riesgo de perder vidas con o sin la culpa del daño colateral.
¿No ha sido este el caso de todos modos, como resultado de los efectos secundarios de tantos medicamentos existentes y, sin embargo, se siguen usando como la única línea de defensa oficial de la FDA?
El hecho de que la vacuna COVID-19 del Instituto Pasteur haya comenzado a probarse en seres humanos tan temprano en el proceso nos dice que la FDA ya está dando un salto de fe en estos tiempos inciertos.”

Comparta estas declaraciones con 20 personas en su directorio personal para difundir o editar esta información o haga que se expongan en un debate abierto con enmiendas o adiciones.

Gracias por su atención y participación.

Ricardo F Morin
24 de marzo de 2020

Shareable Quotes:
«  Le pessimiste voit la difficulté dans chaque opportunité; l’optimiste voit l’opportunité dans toute difficulté. » – Winston S. Churchill
« Le préjugé de l’optimiste est d’ignorer les signes précurseurs de la vie, en supposant à tort une invincibilité. » – Laurie B Grad

Tonterías Astrológicas

febrero 19, 2020

Perennemente emergente,

Cual errante en estado incierto, … sin líder,

Donde la autoridad parece derivar de poderes de incredulidad, confusos y conflictivos,

Con la libertad le vienen éteres e inconsistencias haciéndole tambalear …


Nuestra percepción de una realidad cambiante está limitada por nuestra propia finitud, por nuestra capacidad limitada para diferenciar nuestra percepción de lo que se percibe.

¿Es posible presumir el significado del destino, cuando interpretamos el flujo cambiante de la realidad, particularmente al negar estar fuera de nuestra propia percepción de los acontecimientos?

Los cambios que tienen lugar en la naturaleza solo se pueden percibir como cambios u oportunidades para que comprendamos cómo existe nuestro conocimiento limitado en cualquier caso, que no puede ser completamente concluyente, ciertamente no para predecir el futuro.

Desafortunadamente, esa es una píldora difícil de tragar para muchos, que prosperan en un falso sentido de la realidad; con una mentalidad inmutable sobre sus propias percepciones y los efectos nocivos infligidos por tradiciones irracionales, por muy intensas que sean dichas convicciones.

Entre tales tradiciones irracionales se haya la Astrología. Se ha escrito tanto sobre la desacreditación de la astrología (Astromancia) [*] a lo largo de los siglos, que pueda parecer absurdo que algunos sectores aún discutan su validez hoy en día, aunque la astrología sigue en funcionamiento con un gran número de seguidores en todo el mundo. Solo en los Estados Unidos de America, el mercado de “servicios místicos” que incluye astrología y servicios, como lectura de aura y mediumnidad, ahora es una industria de $ 2.2 mil millones [*1] Los ingresos varían de un estado a otro. Por ejemplo, “un profesional de astrología en Florida puede generar un salario promedio anual de $ 38,000, mientras que un astrólogo en Michigan puede obtener $ 44,000. En Oregón, el salario de un astrólogo ronda los $ 41,000, mientras que en Nueva Jersey, los salarios pueden llegar a $ 49,000 por año ”[*2]. Según Forbes, incluso tenemos astrólogos de asistencia financiera en el mercado financiero, que siguen y dirigen las “tendencias o demandas del mercado”. [*3]

Sin embargo, es un hecho bien conocido que las presuposiciones de la Astrología equivalen simplemente a un placebo, y como cualquier sistema de creencia, se presta como instrumento rentable para un engaño sugestionable, no muy distante al modo de adquirir diezmos bajo la promesa del reino de los cielos. Algunos astrólogos irían tan lejos como pretender que la ciencia esté en la obligación de llevar la carga de demostrar que la Astrología no sea una ciencia, aun cuando la carga recaiga sobre la Astrología misma. [*4]

Sólo aquellos reacios a enfrentar su propia ignorancia están subordinados a un campo del conocimiento estancado. La evolución de la ciencia ha probado que la astrología no encaja en el ámbito de la investigación científica. La astrología pueda parecer científica, porque utilice cierta data astronómica en la disposición de cuerpos celestes, el cambio de estaciones o las mareas de los océanos, Que pueda pretender el uso de herramientas de sondeo, como la relación de los planetas en cartas astrales, aunque dándonos una generalización superficial y simplista sobre la disposición y movimiento sideral. Que se ignore hasta la existencia de planetas recientemente descubiertos, ello desmantelaría el orden de su propio sistema. Sus practicantes puedan generar expectativas sobre eventos futuros siendo un ejercicio mas bien divinatorio, en base a la determinación de arquetipos ficticios, así como un pseudo análisis para generar expectativas, en el marco de una metodología, la cual no puede validarse como prueba científica. En realidad se trata de un juego de confianza, para explotar la ingenuidad de su clientela.

De tal manera, la astrología se alinea mucho mejor con las tendencias de los negadores del cambio climático o con los anti-evolucionistas, ambos basados en literatura arcaica y supersticiosa. En tal oposición a la ciencia, se incrementa un mercado rentable que fomenta el oportunismos de noticias falsas, así como el sectarismo político y religioso, además de incrementar la enfermedad de adeptos con enfermedades mentales profundamente arraigadas.

Desde sus orígenes, la Astrología era el resultado de la acumulación de mitologías propagadas a través de culturas indoeuropeas, aproximadamente desde el tercer milenio antes de Cristo: una evolución que se extendió por la India, China, el hemisferio occidental y el Medio Oriente. La teología y rituales litúrgicos que abarcaban complejidades preceptivas y adivinatorias del mundo de la antigüedad luego convergían en la creación de cartas astrales durante la época de los babilonios. Dichas modalidades provenían de un legado cultural, siendo el mito una herramienta de gobierno de acuerdo a cómo el Oráculo y sacerdotes percibían las influencias de los astros sobre su ordenamiento social . La vida de un individuo fue así concebida por cómo la interpretación de su destino dependía de dichas influencias astrales. Se recreó una iconografía dualista de “atributos positivos y negativos, de fortalezas y debilidades”: La noción de que un individuo érase afectado mental y circunstancialmente por el destino, trazado como fuera, por la influencia de los planetas. Inevitablemente, tribal como era la mente humana de la antigüedad, el significado dado a los planetas también tergiversó una filosofía basada en el prejuicio hacia ciertos signos asociados, así como una especie de favoritismo y deferencia hacia otros signos, que era un reflejo de su propia jerarquía mitológica. Esto contribuyó a la eutanasia de los descendientes nacidos bajo un signo maligno u otras fobias como las siderofobias o kosmikofobias: temores basados en creencias culturales de orígenes ancestrales, como signos con propiedades angelicales o demoníacas, y otras tantas formas de esoterismo sobre relaciones adversas a nivel de macrocosmos o microcosmos—interpretaciones y oscurantismos que han permanecido persistentes desde la Edad Media hasta nuestros días.

Con la evolución de la ciencia, después del siglo XVII, se hizo evidente que la astrología no podía estar sujeta a las mismas reglas y hermenéutica de la investigación científica, sino que derivaba del legado de una tradición de creencias separadas de la ciencia. [* 5] Poco después, la astronomía y la astrología se consideraron disciplinas completamente sin congruencia. La astronomía, el estudio de objetos y fenómenos que se originan más allá de la atmósfera de la Tierra, se consideró una ciencia y disciplina académica ampliamente estudiada. Y el uso de la astrología de las posiciones aparentes de los objetos celestes como base para la predicción de eventos futuros, siguió siendo una forma de adivinación, sin validez científica.

Los mismos astrólogos no pueden ponerse de acuerdo sobre lo que se supone que debe ser la astrología. Al igual que con el zodiaco chino, la dominancia de la astrología popularizada por charlatanes a través de la industria del entretenimiento mediático sigue siendo una visión distorsionada de nuestro universo.

La astrología es un comercio de diversión, que burla la credulidad de su clientela. El entretenimiento del juego al azar, la prestidigitación y la magia vienen a ejercer funciones mucho mas honrosas que la astrología divinatoria. Los astrólogos se aferran obstinadamente a una obsolescencia a lo largo de los siglos, perjudicial a la conciencia del individuo y a su libertad de pensamiento: Sin ninguna contribución en el avance de las ciencias, al rendir homenaje a la superstición de todas las edades, las tradiciones astrológicas ciertamente han contribuido durante milenios a los vicios de la humanidad.

El destino no pertenece a un sistema, ya que la vida está siempre en movimiento, siempre regenerándose y transformándose. Sistematizar la vida, por lo tanto, es forzarla negándole su calidad vital. La misma pura razón no puede determinar el destino, como tampoco puede su antítesis, el puro sentimiento. La observación de todo cambio seria el requisito mas inteligente para la comprensión del destino y de la vida, mientras que el mero sentimentalismo estaría siempre a merced de la ilusión.

[*] https://en.m.wikipedia.org/wiki/Astromancy

[* 1] Rising Signs (The Verge) por Allie Jones el 4 de octubre de 2019

[* 2] https://careertrend.com/how-much-does-an-astrologist-make-13660936.html

[* 3] https://www.forbes.com/sites/johnnavin/2018/07/14/interview-with-legendary-technical-analyst-arco-crawford-astrology-and-the-stock-market/

https://stockastrologer.com/

[* 4] http://www.astrosurf.com/nitschelm/astrology_english.html

https://undsci.berkeley.edu/article/astrology_checklist

[* 5] https://en.m.wikipedia.org/wiki/Astrology_and_astronomy

CITAS:

Las estrellas nunca mienten, pero los astrólogos mienten sobre las estrellas.

HOMER, The Iliad

Estas son las extravagantes cursilerías del mundo, que cuando estamos enfermos de fortuna (a menudo los excesos de nuestro propio comportamiento) hacemos culpables de nuestros desastres al sol, la luna y las estrellas: como si fuéramos villanos por necesidad; tontos por compulsión celestial; bribones, ladrones y traicioneros por predominio esférico; borrachos, mentirosos y adúlteros por una obediencia forzada de influencia planetaria; y todo aquello en lo que somos malvados, por un impulso divino. ¡Una admirable evasión del maestro de putas, para poner su disposición de cabra bajo la carga de una estrella!

WILLIAM SHAKESPEARE, Rey Lear

La superstición es para la religión lo que la astrología es para la astronomía: la hija loca de una madre sabia.

VOLTAIRE

La astrología es como cualquier otra superstición: no tiene poder a menos que las personas le permitan dirigir sus vidas.

BILL MYERS, “The Haunting”

Los barcos que trajeron el puritanismo, el cuákerismo, el catolicismo, el judaísmo y el islam, todas las religiones del viejo mundo, [a América] también trajeron astrología y magia.

JON BUTLER, “La astrología es una antigua fascinación estadounidense”, New York Times, 22 de diciembre de 2015

La astrología es como la religión misma, en un estado muy equívoco. Hay una razón bien fundada para creer que es una verdad; pero es imposible para cualquier hombre leer los detalles con precisión. La charlatanería de la astrología radica, como la religión farisaica, en pretensiones manifiestas.

JAMES ELISHAMA SMITH, El hombre que viene

“En el mundo antiguo y medieval, la exploración de las influencias físicas entre los cuerpos celestes, y entre los cuerpos y objetos celestiales en la tierra, generalmente se llamaba ‘astrología’. Pero no debemos confundir esto con la forma actual de intolerancia socialmente aceptable que parece dar derecho a los seres humanos que creen en él a prejuzgar el carácter de los demás basándose únicamente en sus fechas de nacimiento “.

ROBERT P CREASE, Las grandes ecuaciones: avances en ciencia desde Pitágoras hasta Heisenberg

Si la gente fuera un poco más ignorante, la astrología florecería; y si un poco más iluminado, la religión perecería.

ROBERT GREEN INGERSOLL

Auto Sanación

febrero 18, 2020

Uno se acostumbra al miedo como una fuerza acumulada de estrés que produce los efectos del atrincheramiento, concentrados en las áreas más vulnerables de nuestros cuerpos, en nuestro propio metabolismo, y que conducen a enfermedades crónicas: a una cruel realidad.
Es necesario darse cuenta de que todas nuestras hormonas pueden ayudarnos a sanar nuestros cuerpos, especialmente la glándula pituitaria, que gobierna el temperamento emocional de nuestro sistema nervioso parasimpático, que de producir éste una energía positiva, sería equivalente a la tranquilidad o a la relajación emocional.
Podemos tener control de la calidad de las hormonas que producimos a través de nuestra disposición mental, a través de la visualización y la calidad de nuestra meditación, inclusive en base a la condición generativa de nuestra respiración, la oxigenación a nivel celular. Estas son nuestras herramientas de curación. La curación se encuentra, si se quiere, en el corazón emocional. La mente absorbe mucha información negativa y si se le da rienda suelta, no puede tener control sobre su influencia. Es por eso que la meditación es tan importante, ya que es una forma de silenciar la mente, una forma de centrarla mientras uno compone su energía. Pero no existe una manera específica o técnica para la meditación. Todos los métodos de meditación son precisamente aquellos que están restringidos por idiosincrasias muy particulares. La mejor forma de meditación no es una técnica que se te da. La técnica misma es contraria al concepto de meditación. Seria tan absurdo como hablar de la mejor manera de conocerse a sí mismo. La única manera de conocerse habita en cada individuo y no viene de ninguna fuente externa, ni siquiera De Dios. Cada individuo tiene que encontrarla bajo su propia realización y / o comprensión, bajo el proverbial “conocerse a sí mismo.”


Podemos liberar nuestro sentimiento individual de culpabilidad, que llevamos por traumas pasados y emociones perturbadoras, o resentimientos a largo plazo; de cualquier concepto de victimización que nos mantiene estresados sin descanso.

Liberar a la víctima dentro de nosotros mismos es la realización más valiosa. Es verse a uno mismo con compasión hacia el niño en nosotros, el niño que carece de amor materno o paterno, restaurar uno con la voluntad de uno sobre la propia jurisdicción interna. Uno puede darse el amor que le falta en cualquier etapa de su existencia, desempeñando un papel más amable como padre, como madre, esposo, esposa, hermano, hermana, hijo e hija, como amigo o como extraño; y todo eso es amor propio, proveniente de la energía que nos conecta a todos en una forma de enredamiento universal, pero que reside en cada uno independiente el uno del otro.

El resentimiento que albergamos es el que más nos duele, aunque creemos que nuestro odio y nuestra ira puedan estar dirigidos hacia los demás y no hacia nosotros mismos. El odio y la ira nos consumen porque provienen de nuestra jurisdicción interna y, por lo tanto, las consecuencias son más graves que cualquier deseo de venganza exterior. Del mismo modo, cuando abrigamos resentimiento, traemos desorden a nuestros cuerpos, el desorden mental nos consume y nos debilita emocional y físicamente.

Por otro lado, también es cierto que hay enfermedades inexplicables en seres inocentes sin causas aparentes, y uno puede preguntarse por qué, pero la respuesta generalmente está fuera de nuestro alcance. El destino puede no revelar razones, que el tiempo en sí mismo pueda o no permitirnos entender. Lo que parece injusto en algún momento pueda tener una razón divina, que pueda ser justa en la medida de muchas cosas fuera de nuestro mundo perceptible. Hay tanto que ignoramos, de modo que la humildad se convierte en una necesidad y no en una elección, porque nada puede ser concluyente en ningún momento, o con un lugar de descanso para que lo analicemos. Lo importante es abrazar la vida y tener fe y confianza en su sabiduría, incluso si no entendemos sus razones de ser. Se puede hablar del destino, de dios , de la energía universal, de la fuerza vital del amor divino manifestado en nuestra naturaleza. Todas estas creencias tienen validez para la diversidad humana y al mismo tiempo son conceptos imponderables para nuestras mentes.

Te insto a meditar en la convicción ofrecida por el amor y la fe, a través de expresiones de gratitud por tu auto-curación, como si tu sanación ya fuese un hecho real y concreto.
Respira buena salud, libre de todo temor a la enfermedad, libre de todo estrés. Libera todos los miedos a través de la fe en tu propia capacidad.

Robert Serra y Paramilitares Venezolanos

enero 16, 2020

La realidad siempre es mucho más compleja que la ficción. Según declaraciones oficiales y múltiples observadores, el emblema del Estado socialista venezolano, el joven legislador Robert Serra, fue asesinado en “un crimen pasional” por los mismos menores, que formaban parte de los paramilitares civiles llamados “colectivos”, a quienes él sexualmente había explotado. No debería sorprendernos, entonces, que su forma mordaz y astuta de expresarse como político, representante del chavismo, fuera paralela a su vida íntima como sadomasoquista: otra manifestación de la degradación moral y política que reina en Venezuela.

Durante 20 años, estos jóvenes, paramilitares “colectivos”, llevan a cabo la función de asesinar e infligir miedo a través de una amplia ola de actividad criminal, mientras están armados y protegidos por el régimen venezolano de facto de Nicolás Maduro. Los Colectivos asumen que actúan como defensores de las libertades revolucionarias, al tiempo que hacen cumplir la justicia del gangsterismo en un estado tiránico de anarquía. Al mismo tiempo, la dictadura de Maduro pretende disociarse de su relación con estos grupos creando acusaciones falsas y elevando a Robert Serra como mártir, y los Colectivos a su vez amenazan con unirse a un golpe de estado contra el gobierno de Maduro.

Dejemos en claro que el gangsterismo y la defensa de la libertad no pueden coexistir en solidaridad, y que una revolución socialista apoyada por gangsters es una revolución falsa.

La propaganda chavista tiene como objetivo propagar la idea de que el hambre experimentada por los seguidores chavistas no es real, que el colapso económico actual es el resultado de algo más que la ineptitud de sus gobernantes. Las amenazas de los gángsters están destinadas a suprimir la libertad de expresión del individuo para mantener este tipo de gobierno tiránico populista, centralizado en una economía falsa paternalista: como las condiciones retrógradas y bárbaras de Rusia hoy. La verdadera guerra del legado ruso es la guerra del hambre impuesta por sus propios gobernantes (como en la historia de Cuba y Rumania) que monopoliza los recursos nacionales para mantenerse en el poder.

La comprensión de esta realidad solo se puede encontrar en cada individuo, siempre y cuando él o ella no acepte el bozal de miedo impuesto por el terror y el adoctrinamiento. Es más fácil para los Castro, Putins y Maduros del mundo incitar al odio a un enemigo con respuestas imaginarias que responder al estado de vergüenza y confusión promovidos por ellos mismos, sumidos en una grotesca ambición de poder.

Por qué se riñe el gobernante hispanoamericano con el Capitalismo?

diciembre 26, 2019

La inmadurez de los hispanoamericanos en general es producto del destructivo legado español, el cual menoscabara la integridad psicológica de los pueblos americanos a partir de su colonización. Hablamos de un legado de inseguridad psicológica, enraizado en el sentido de dependencia sobre un Estado corrupto. El Estado no actúa para la prosperidad de la nación pero como un ente controlador de las libertades individuales, el cual restringe el amplio desarrollo de recursos humanos y naturales con el objetivo de enriquecer al gobernante. Y es de allí que el carácter distintivo del hispanoamericano se fecunda en la enemistad con el capitalismo: un sistema económico que se moviliza por la libre y competitiva inversión empresarial, aquella Libertad que solo puede funcionar bajo la libertad del individuo minoritario, bajo los preceptos libertarios de una República que se rige por la separación de poderes gubernamentales y la autonomía de cada una de sus instituciones.

Al igual que la España del siglo 14 hasta nuestra era, ninguno de los países hispanoamericanos tiene un entendimiento cabal sobre el significado del libre comercio. El mercantilismo competitivo se desconoce por que no existe en la práctica.

El significado de la protección colectiva no es más que la explotación de sus recursos para beneficiar a la clase gobernante. De igual manera el incentivo a la producción individual es ausente o es una rareza, por mucho que se hable de ello, o se elogie al escaso puñado de personas que tengan suficiente perseverancia para producir a pesar de las limitaciones de regímenes populistas. Simplemente no existe el respeto a la propiedad privada, a la dignidad de la personalidad individual; así como tampoco existen los fundamentos para lo que generaría la vialidad a un mercado libre que lograse una estabilidad macroeconómica.

Los demagogos hispanoamericanos y sus supuestos reformadores, dictadores y caudillos, entonces aglomeran poder para explotar dichas limitaciones y vulnerabilidades, a través de castas que se enriquecen robando recursos comunes o forjando la mala distribución de recursos que permite una pobreza mayoritaria.

Allí tenemos por ejemplo a una oposición venezolana, la supuesta resistencia a la tiranía actual de Venezuela, mientras se deja influir por la enemistad o desconfianza al capitalismo libertario de los Estados Unidos de America (en parte en contra de los esfuerzos antidemocráticos del régimen de Trump!), inspirados por las mismas falacias de Fidel Castro, de quienes piensan que el objetivo de una transición del Madurismo o del Castrismo sea “el quítate tú pa ‘poneme’ yo”; pretendiendo ser mejores en el ejercicio del mismo sistema socialista populista, con los mismos consejos ministeriales fundados por el populismo Chavista: en función de los mismos valores de dependencia al estado corrupto, del cual reciben dádivas para ofrecer pan y circo a las masas.

Si hubiese habido la inteligencia precisa para comprender este reto, para establecer una economía estable y productiva, por ejemplo, que no fuere mono productiva, en vez de crearse carteles de drogas que llenen los bolsillos de generales y de la inteligencia cubana que los apoderaran, el régimen actual venezolano de los últimos 20 años y el Castrista de los últimos 60 años—de quienes se empecinan sobre los mismos atavismos retóricos—ya hubiesen remediado la hambruna que ha imperado entre sus pueblos. La diáspora latina hacia Norteamérica que representa el fértil enemigo de los demagogos hispanoamericanos, habla volúmenes sobre la falsedad de dichos gobiernos.

De estos haber sido realmente inteligentes y productivos, los pueblos hispanoamericanos ya hubiesen establecido un mercado libre, legalizando hasta el comercio de drogas para imponerse sobre la demanda mundial, en vez de unirse al crimen organizado internacional; o se hubiesen diversificado la producción de la industria privada, en vez de expropiar empresas para defalcar su rendición, o abrogar los derechos individuales de quienes producen.

Para el miope gobernante y reformador hispanoamericano, la realidad sólo se percibe por la vía de la expoliación y la negación de la libertad individual: es la codicia del hombre narcisista y sin escrúpulos, sin imaginación productiva, en un estado atávico entre la depresión y la crueldad.

Como parte de esa diáspora, mi familia se benefició del ejemplo de nuestro padre, quien, en la mayoría de sus contiendas con el verdadero enemigo, el Estado, esperó cautelosamente al momento adecuado para presentar su mejor defensa.

La tesis de nuestro padre para su doctorado en ciencias políticas, titulada “Capital humano” en 1947, se basó en los principios liberales y universales establecidos por “La Ley” de Frederick Bastiat en 1850. Aunque no pude haberla leído antes de su fallecimiento en 1997; vine a entenderla a través de cómo mi padre se expresara a través de sus acciones y reflexiones.

En una ocasión, lo escuché manifestar a su agente inmobiliario en mi presencia, cuando yo era tan solo un niño de siete años, que era preciso sacrificar la vida, si nuestra libertad y propiedad privada alguna vez hubiesen estado amenazadas por un sistema populista. La ironía es que mi padre efectivamente murió dos años antes de que Hugo Chávez viniera a establecer un sistema de semejante calamidad para la humillación de todos los venezolanos: A partir de su elección presidencial en 1998, y el nombramiento ante morten de la dictadura Madurista hasta nuestros días.

Y por supuesto, comprendí desde temprana edad que el rechazo extremo que mi padre expresaba de su misma existencia—bajo dicha amenaza—fue reactiva, por miedo a perder posiblemente, no tanto lo que había acumulado en su vida, sino por la posibilidad de perder su propia dignidad y libertad como individuo. Para mi padre la única opción era la muerte. Como tal, su manifestación tan contundente me sirvió de referencia para fortalecer confianza en lo importante que era el libre albedrío y el máximo coraje que se requiere para defenderse ante la falsedad del populismo.

Al igual que Frederick Bastiat lamentara en defensa de los derechos republicanos, en contra de una monarquia y una oligarquía opresoras en 1850–durante la segunda parte de la revolución francesa–, hoy igualmente lamentamos la fuerza opresora del Castrismo en aquellos países de Centro y Sur America (inclusive en el emergente régimen mexicano de MLO) , donde impera hoy en día un tildado socialismo comunista, su falsedad ideológica a través de la historia; su duplicidad como expoliadores populistas.

Sin embargo, aún enfrentamos al enigma subyacente : La laxitud de carácter y el sentimentalismo de temperamento, el cual solo busca inmediatez y facilidad, sin sacrificio alguno; falsamente creyendo despojarse de cualquier responsabilidad. ¿Cómo cambiar el pensamiento hispano, tan empapado en esa incertidumbre psicológica, que ni siquiera se da cuenta? Incluso en la benevolencia de su madurez adulta, su voz confunde una disculpa con la expresión de una furia comprensible y justificable. De su interior emite un grito cansinamente cínico sobre un conformismo masivo, el cual va más allá de la aceptación; más allá de la autoinmolación; más allá de capitular o doblegarse; más allá de rendirse a la tiranía por miedo extremo: Bien sea esto similar al ahogarse en el estupor de la insidia o mansedumbre recalcitrante—producto del agotamiento opresor—, estando sumiso en la ausencia de ninguna previsión; sin razón o sentido común; desnutrido en mente, cuerpo y alma; sumido en la incredulidad, incluso ante la exigencia del instinto de sobrevivir; o más allá de la confianza en sí mismo, con el abandono total de suprimir su propia voluntad, como en un estado de absoluta abyección. ¿Qué le sucede al individuo entonces que se deja victimizar y prefiere ignorar al vehemente llamado del destino sin elevarse hacia la diversidad de libertades colectivas ?

¿Qué virtud puede haber entre países hispanos de hoy, mientras se pierde la libertad, la justicia, la paz y la vida misma en nombre de un régimen obsoleto como el de los Castros? Estos son invasores, gángsteres vampíricos instalados para establecer un sistema que no tiene nada que ver con ningún sistema, marxista o socialista, quienes pretenden justificarse mediante una supuesta comparación de las faltas de otros sistemas políticos.

Un sistema político debe ser ante todo moral, de lo contrario no vale un bledo. ¿Cuántas veces hemos sido testigos de una revolución política como una manifestación neurótica que invariablemente resulta en genocidio? Este es el destino de la batalla sin tregua impuesta por la anarquía que nos apodera a causa del importe Cubano-castrense.

Puede sonar respetable hablar de justicia, cuando en realidad se trata de una lucha irracional por el poder, cuando los pobres están peor que nunca, cuando el hampa abarca todos los sectores de la vida pública y política, una parodia de la decencia, una burla de los derechos humanos. La solución no está en los libros ni en el tiempo que se necesita para educar las masas. La solución está primero en purgar el carácter ignominioso que se ha sembrado en el corazón de los hispanos. Las víctimas no pertenecen a un solo sector, sino a todos, a manos de un delirante narcisista dictador como era Fidel Castro en su esfuerzo por darnos su último legado nefasto . Insto a que se unan a la protesta de conciencia; La laxitud es el origen de la inmadurez política. Sin unidad, las libertades colectivas, la armonía y la paz no existirán.