Archive for the ‘Death’ Category

«Morín + Tortolero»

January 19, 2022

*

Reconocimientos

Mi primer agradecimiento es en reconocimiento a los aportes brindados a lo largo de ocho años por mis hermanos Alberto José, Andreína Teresa, Bonnie María Teresa y José Galdino, a quienes agradezco por salvaguardar la memoria de la familia. También agradezco el resumen biográfico de la familia Morín de nuestro primo Eduardo Morín Brea, hijo de nuestro tío Calixto Eduardo Morín Infante. También debo al tío Calixto Eduardo su guía al inicio de mi carrera universitaria en los Estados Unidos. Como a él, debo a mi padre José Galdino Morín Infante los alicientes que hicieron posible la continuación de aquella carrera allí. También agradezco a nuestra madre por su ejemplo de calidez y optimismo. De igual manera agradezco a todos los primos y tíos tanto de la familia Morín como de la familia Tortolero, quienes ayudaron con la investigación genealógica. Estoy especialmente agradecido con Ala Gaidasz Salamaja de Tortolero, la esposa del difunto hermano de nuestra madre, Federico Tortolero Rivero, y con su difunta hermana Lina Angelina Gaidasz Salamaja de Pystrak. Y por final, agradezco el apoyo de mi amigo y editor más leal, el profesor emérito, Billy Bussell Thompson, Ph.D.

Ricardo Federico Morín , Fort Lauderdale, enero 20, 2022 .

*

Dedicado a mis hermanos y hermanas

*

Capítulos 1

El inexorable paso del tiempo

“¿Cómo hacer un viaje en el tiempo a manos de nuestros antepasados? En cierto modo vengo a jugar el rol de guardián de sus recuerdos.”

Ricardo F. Morín

*

La diversidad genética es innata a la condición humana. Esto es un hecho a lo largo de nuestra evolución. La figuración de que unos animales sean más diversos que otros es una interpretación tan limitada como subjetiva. La forma más adecuada de ver nuestros orígenes sería como lo describía un amigo andaluz: “…es como buscar parientes de todo el mundo”. Ciertamente, busco enmarcar las historias de mis padres a través de su ascendencia, para desarrollar su biografía, la cual vaya más allá del mero listado de fechas y lugares a definir los posibles vínculos entre costumbres y modos de pensar. Mas no puedo decir adónde me llevará esta narración.

Hace unos años, me hice una prueba del ADN a través de Ancestry y 23andme. Los resultados mostraron que el 40% de los marcadores eran de origen español y portugués. El 60% restante eran no ibéricos, de Europa, África y del Nuevo Mundo.

*

Capítulo 2

Hacer conciencia

“Técnicamente vivimos en un siglo en que somos capaces de cambiar nuestra evolución orgánica a través de la ingeniería genética. Estamos en el umbral de impulsar un rápido desarrollo del transhumanismo, seleccionando seres humanos más inteligentes y fuertes gracias al avance de la inteligencia artificial, sin la cual jamás pudiéramos concebirlo. De hecho también estaremos por crear entidades inorgánicas con conciencia artificial. Hablamos de un futuro incierto, el cual concierne un mejor entendimiento de nuestra conciencia orgánica”.

Yuval N. Harari, Ph.D. historiador y filósofo. Extracto de una entrevista videográfica presentada originalmente en la conferencia “Freedom Games” en Polonia, septiembre de 2021, titulada “Frans de Waal & Yuval Noah Harari: Empathy, Ecological Collapse and Humanity’s Future Challenges”. https://youtu.be/g8gStd80vWY Traducción mía.

*

Conocernos a nosotros mismos implica la necesidad de comprender las influencias que afectan nuestra conciencia: de quiénes somos y de dónde venimos. Aunque estamos limitados a corto plazo–en su comprensión, porque no tenemos un control absoluto de nuestras facultades–es importante, más que nunca en la historia humana, conocer nuestros orígenes hasta donde podamos. La noción del autoconocimiento es una necesidad intrínseca e ineludible. ¿De qué otra manera podemos reflexionar sobre nuestro carácter humano, tanto sobre nuestras imperfecciones como sobre nuestras aspiraciones, si no distinguimos entre nuestra variabilidad y naturaleza cambiante?

*

Capítulo 3

Etimologías y toponímicos

“El estudio etimológico científico moderno se basa en los métodos y hallazgos de la lingüística histórica y comparativa, cuyos principios básicos fueron establecidos por los lingüistas durante el siglo XIX”.

Encyclopedia Britanica, 2021. Traducción mía.

*

La comprensión de la etimología de los nombres propios y sus ubicaciones geográficas se derivan de la lingüística comparada, como una forma de clasificar a las personas en grupos, por ocupación, lugar de origen, clan, parentesco, adopción y características físicas.

El apellido Morín deriva del francés antiguo Moré, apodo del ‘moro’ o moret. Las formas diminutivas significan ‘negro’ o ‘marrón oscuro’, o un musulmán del noroeste de África. El término fue utilizado por los europeos cristianos para designar a los habitantes islámicos del Magreb, la Península Ibérica, Sicilia y Malta durante la Edad Media: El término moro se aplicó indistintamente a árabes, bereberes e íberos arabizados. El apellido Morín se asoció con los moros de España. En el siglo VIII los árabes entraron en la Península Ibérica y permanecieron allí de alguna u otra manera hasta 1492, con la caída de Granada. El apellido Morín se encuentra principalmente en la provincia de Santa Cruz de Tenerife en las Islas Canarias, y en menor medida en Madrid y Salamanca.

*

El apellido Tortolero proviene de la región de Lombardía. El término parte de la denominación dada a las palomas del género Columbina, “tórtola” o “tortolita”, que proviene del latín turtur, probablemente una onomatopeya. Desde sus orígenes en la antigüedad, el término Tortolero era asociado con la mitología divinatoria por su habilidad de enviar mensajes, entre otras cualidades, y se les designaba a aquellos que por oficio criaban tórtolas: Un “Tortolero“ en cierto modo era también un místico. En España el principal asiento del apellido Tortolero es Andalucía, originario de Écija. Tortolero se formó como apellido compuesto con el linaje ‘De la Cerca’ (Tortolero de la Cerca). Los Tortolero se extendieron por el Nuevo Mundo, especialmente México, Venezuela y Puerto Rico.

*

Capítulo 4

Orígenes

*

Como muchas familias criollas, ambos apellidos, Morín y Tortolero, han sido documentados desde la época de la Inquisición, y actualmente el gobierno de España ha proclamado un acto conciliador, restableciendo su origen. [1]

Los antepasados ​​Morín, comerciantes canarios, se establecieron en Caracas en 1745. Durante el período colonial, los descendientes Morín trabajaron como ganaderos, y después de la Independencia (1821), sirvieron en las filas del ejército federalista luchando varios caudillos.

A diferencia de la genealogía de la familia Morín, los Tortoleros, según María Teresa Tortolero Rivero, se remontan al Toledo del siglo XIX. Pero el origen del apellido Morín tiene documentación en la Biblioteca Nacional de Venezuela y en los registros eclesiásticos del estado Guárico y del Distrito Capital de Venezuela. Se desconocen las actividades de los Tortoleros antes de su llegada a Venezuela, pero después de su emigración, eran trabajadores de caña y cafetaleros en Bejuma.

*

Capítulo 5

Familia Morín

*

En 1813 el cuarto tatarabuelo paterno, el “bachiller” José Calixto Morín Fuentes era el párroco de Lezama de Orituco, en la capital San Francisco Javier de Lezama (fundada en 1688), hoy Altagracia de Orituco en Guárico [2]. Su esclava María de Los Santos fue la cuarta tatarabuela de la familia Morín. Tuvo dos hijos de José Calixto, a quienes, según documentos bastimales, emancipó. Uno de sus hijos fue nuestro tercer tatarabuelo, Críspulo Morín. De la unión entre Narcisa Landaeta y él nació, entre otros, Venancio Antonio (1843-1929), conocido como El Tuerto por tener un ojo virengo. El bisabuelo Venancio Morín Landaeta fue un general federalista perteneciente al régimen Azul.

Venancio Antonio Morín Landaeta se casó con su prima hermana Andrea Fuentes Ramírez en 1870. De esta unión nacieron siete hijos: Luis Ramón, Críspulo, Jesús Antonio, Venancio, Sofía, Catalina y José Calixto. Salvo nuestro abuelo, José Calixto Morín Fuentes, todos sus hermanos se hicieron abogados. José Calixto estudió música; se desempeñó como director de orquesta en Altagracia de Orituco y fue compositor de valses y otros géneros musicales populares.

Posteriormente, de la unión de José Calixto Morín Fuentes (1892-1967) y Domitila Infante Hernández (1892-1985), nacieron nueve hijos: Calixto Eduardo (farmacólogo y filólogo), José Galdino (abogado y Doctor en Ciencias Políticas), Jesús María –apodado Chucho–(pedagogo y funcionario ministerial), Sofía del Carmen (asistente del director general de la Biblioteca Nacional de Venezuela), Venancio Enrique (comerciante), María Josefina –apodada Pipina–(ama de casa), Luis Eduardo (abogado), María de Lourdes–apodada Malula–(secretaria de colegio) e Isaura Inés (ama de casa).

La familia Morín Infante vivió en Altagracia de Orituco hasta 1944. En ese año, José Calixto Morín Fuentes fue abilitado al puesto de miembro de la Banda marcial de Caracas. Dos años antes, el hijo mayor Calixto Eduardo (1917-2000) y José Galdino (1920-1997) eran estudiantes de la Universidad Central de Venezuela. Calixto Eduardo disciplinó a su hermano José Galdino desde temprana edad a instancias de su padre José Calixto, quien se preocupaba por lo difícil que era controlarle. José Galdino y Calixto Eduardo se habían alojado con su tío Luis Ramón Morín Fuentes, hermano mayor de su padre José Calixto. Durante su estancia José Galdino sedujo al ama de llaves, quien dió a luz a un niño. Nuestro primo Luis Morín Loreto, hijo de Luis Ramón, adoptó al recién nacido y le dió el nombre de César Morín Padrón. Todo parecía algo normal. José Galdino se destacó en sus estudios de derecho, recibiendo su doctorado summa cum laude en Ciencias Políticas de la Universidad Central de Venezuela, el 26 de julio de 1947. Su tesis se tituló “El Capital Humano”, basada en los principios del economista francés Frédéric Bastiat (1801-1850), miembro de la escuela liberal francesa y autor de La Loi. De allí José Galdino se destacó como litigante tanto en el derecho civil como en el penal. Nunca se involucró en la política venezolana.

*

Capítulo 6

Familia Tortolero

*

Los bisabuelos maternos fueron Elogio Tortolero Cabrera y Paula Ojeda. Todavía se desconoce el segundo apellido de la bisabuela materna, como también se desconoce la existencia de hermanos y hermanas. Se sabe, sin embargo, que el bisabuelo Elogio tuvo cuatro hermanos: José Antonio (quien murió en las guerrillas de Ezequiel Zamora), Tobías, Rosa Manuela y María José. Se cree que los hermanos trabajaban como agricultores.

Los Tortolero Cabreras poseían una hacienda en el estado Carabobo, llamada “el fundo (finca) de Marta López”, cerca de Bejuma. De la unión de Elogio Tortolero Cabrera y Paula Ojeda nació, entre otros, Rafael Eusebio Tortolero Ojeda (1893-1938). Rafael Eusebio se casó con Marcolina Rivero (1898-1937). Ellos heredaron la finca. De su matrimonio tuvieron cinco hijos: Lucía (ama de casa), Leopoldo (tendero), Rafael Eusebio (contratista), María Teresa (abogada) y Federico (representante farmacéutico). El abuelo Rafael Eusebio, sin embargo, tuvo una doble vida manteniendo a seis hijos ilegítimos, con quienes sus hijos legítimos nunca se trataron.

La abuela Marcolina Rivero murió a los 39 años por eclampsia, y un año después nuestro abuelo Rafael Eusebio Tortolero Ojeda murió a los 49 años por neumonía.

*

Capítulo 7

María Teresa Tortolero Rivero

*

María Teresa (1927-2011) tenía 11 años cuando quedó huérfana. Entre 1938 y 1944 asistió al Colegio de Lourdes de Valencia. El párroco Francisco Martínez, le facilitó el ingreso donde estuvo internada durante seis años. Luego estudió durante 2 años en el Liceo Pedro Guál tras lo cual empezó a trabajar como higienista en Valencia. Poco después obtuvo el título de secretaria en la capital del estado de Miranda, Los Teques, donde conoció y se casó con un emigrante ruso llamado Aleksander Sarayeff en 1949. A los pocos días del matrimonio, su esposo Aleksander desapareció.

*

Capítulo 8

María Teresa y José Galdino

*

En 1950, María Teresa Tortolero Rivero se traslada a Tacarigua donde conoce a José Galdino Morín Infante, cuando éste era jefe de personal en la Central Azucarera de Tacarigua. Aconsejada por José Galdino, María Teresa introdujo una demanda de divorcio. Sarayeff reapareció, la amenazó y su abogado presentó una orden judicial para que no se pusiera en contacto con ella. Luego, en 1951, por falta de recursos médicos y de incubadoras neonatales, José Galdino y María Teresa perdieron a su primer hijo prematuro de dos meses: Carlos Alberto. El bebé solo vivió unos días, fue un ‘shock’ traumático para ellos. Un año después, en marzo de 1952, a los 25 años, María Teresa se casa con José Galdino, de 32.

José Galdino compró una casa en un terreno de 12 hectáreas en las afueras de Guacara en Carabobo. El terreno estaba enmarcado entre la carretera a Guacara y la carretera a Caracas. Junto a la casa había una piscina cerrada. En esta residencia nacieron tres hijos: Alberto José (abogado), Ricardo Federico (autor y artista visual) y Andreína Teresa (abogada). Sus familias los visitaban a menudo. Luego los Morin Tortoleros cambiaron de residencia al municipio de Naguanagua en el mismo estado. En 1959, la familia Morín Tortolero se mudó por última vez a la urbanización Carabobo (una comunidad residencial en aquellos tiempos) en la ciudad de Valencia. Allí nacieron dos hijos más: María Teresa, apodada Bonnie (dramaturga, directora y profesora de actuación) y José Galdino (comerciante de importación/exportación).

Después de quince años de matrimonio en 1967, a instancias del sacerdote Simón Salvatierra [3], María Teresa fue electa a la Asamblea del Estado de Carabobo como representante de El Indio: partido populista, también conocido como Cruzada Cívica Nacionalista, fundado por seguidores del expresidente, dictador militar, Marcos Pérez Jiménez. Estaba especialmente orgullosa de ser la primera mujer asambleísta de su estado. Su esposo José Galdino, sin embargo, no estuvo de acuerdo, pues la familia Morín había sufrido prisión y tortura durante los seis años de la presidencia de Marcos Pérez Jiménez. Como resultado, ella renunció al cargo. Posteriormente, María Teresa abrió una boutique de moda importada en el anexo de su residencia y, una vez más, José Galdino desaprueba que sea tendera.

*

Capítulo 9

El encanto de la superstición

*

María Teresa se creía clarividente. Aquellos referidos por allegados al círculo de amistades venían a pedirle consejería espiritual. Ella, inspirada por el Teosofismo y los Rosacruces, ahondaba en sus estudios metafísicos. Asistía a reuniones espiritistas donde pedía apoyo en su propio desarrollo místico. José Galdino le atosigaba cuestionando su cordura. Sin embargo, José Galdino también practicaba una especie de ritual que combinaba magia blanca y negra con la asistencia de guías espirituales, entre sus propios clientes e íntimos conocidos. Éstos le aconsejaban en ocasiones sobre su destino y de cómo mantener enemigos a distancia mediante la práctica de curas fetichistas, tales como el asentar frente a un espejo redondo (sobre la mesa de noche) un vaso de agua amarrado en cinta negra con una tijera abierta sobre sus bordes.

*

Capítulo 10

Separación y divorcio

*

Si hay valor en una relación de pareja, la unión permanece, porque hay un entendimiento mutuo. Esto es posible siempre y cuando hayan historias compartidas sobre las cuales se manifiesta la confianza. Pero si la relación no puede encontrar una historia sobre la cual ponerse de acuerdo, la unión se destruye.

José Galdino y María Teresa no estaban preparados para lidiar con sus diferencias después de 16 años de matrimonio. José Galdino era un empedernido libérrimo y María Teresa, sin ser correspondida, se cansó de él, y de sus innumerables relaciones extra maritales. En cierto modo ambos sufrían conflictos existenciales: no sabían cómo lidiar ni con sus emociones, ni con sus defectos.

Para José Galdino, el divorcio era impensable, ya que amenazaba sus privilegios: El divorcio significaba la partición de bienes, lo cual no estaba dispuesto a hacer. A la hora de ser notificado en 1975 por el abogado de María Teresa, Ramón Padrino Príncipe, sobre la demanda de divorcio, su furia fue incontenible. Estaba inconsolablemente ofendido. Las causas de divorcio ante la ley le eran inaceptables, aún si fueran ciertas.

Conociendo las maniobras de José Galdino en divorcios contenciosos, María Teresa tuvo la perspicacia de bloquear la posible transferencia de los bienes conyugales. Como resultado, José Galdino casi arroja al abogado Padrino Príncipe por las escaleras de los tribunales.

La sentencia de divorcio se dió a duras penas en 1979, un año antes de José Galdino contraer nupcias con una estudiante de odontología y 25 años menor que él: Piedad Urán Cardona. La partición de bienes final no concluyó hasta 1985. José Galdino acusaba a María Teresa de ineptitud en su capacidad de administrase a sí misma. Aunque la sentencia de divorcio fue a favor de María Teresa, ella terminó por abandonar al abogado Padrino Príncipe y cedió a aceptar la representación de su propio hijo Alberto José, renunciando de gran parte de sus derechos conyugales. Agotada y convencida de que para ella no habría justicia en la separación de bienes, María Teresa prefería concentrarse en su independencia y futuro.

Por 10 años. entre 1975-85, en un aletargado curso de separación de bienes, María Teresa prefirió entregarse a terminar su educación. Mientras realizaba sus estudios, María Teresa se enamoró de su profesor de matemáticas, José “Piri” Valecillos Carrillo: un profesor de secundaria en Valencia, quince años menor que ella. A medida que María Teresa se preparaba para cumplir con los requisitos para matricularse en la facultad de derecho en la Universidad de Carabobo, Piri decidió postularse también. Antes de graduarse María Teresa terminó casándose con Piri, ambos graduándose con licenciatura de Derecho en 1992. María Teresa tenia 64 años de edad y su esposo Piri era de 49.

*

Capítulo 11

Ironía de ironías

*

Inexplicablemente, María Teresa y Piri se instalaron como abogados en el mismo despacho de su ex-esposo José Galdino y su hijo mayor Alberto José. María Teresa pensaba que sus sacrificios le otorgaban la autoridad de exigir ser parte del mismo despacho. Ella se concentró en la defensa de derechos de menores. Su matrimonio con Piri, sin embargo, no duró más de dos años. Para María Teresa éste matrimonio fue tan fatal como el que había tenido con José Galdino. Para 1996, en uno de sus momentos más vulnerables, María Teresa llegó a declarar que el divorcio de José Galdino había sido un error de su parte: Derrotada María Teresa comenzaba a delatar una especie de desorientación intelectual. ¿Era depresión? o ¿una etapa incipiente de Alzheimer?

Al cabo de los primeros diez años de matrimonio con Piedad Urán, José Galdino tenia sus propios conflictos matrimoniales. Desde 1993, Piedad Urán le pedía la disolución del acuerdo “pre” nupcial, el cual la obligaba a permanecer en su relación matrimonial, a no ser que ella optara por abandonar todos sus derechos de bienes acumulados durante el lapso del matrimonio, y en efecto de todo derecho ante la ley. José Galdino rechazó rotundamente su solicitud, aun cuando iba en contra de su propia seguridad. Al corto plazo de tres años, el propio destino se encargó de darle a Piedad la independencia que tanto añoraba.

Entre 1994-95, el deseo de Piedad Urán se hizo realidad con el deterioro de la salud de José Galdino, quien desarrolló síntomas del síndrome neurológico de Pick: entre períodos de ausencia motora e intelectual a la demencia total. Aunque inicialmente busqué su tratamiento, no pude ayudarlo mientras su esposa Piedad interfería. Un noviembre de 1996, a pedido de mi padre, regresé a los Estados Unidos para buscar tratamiento para mi propia salud donde residía. Pasados unos meses, José Galdino fue finalmente intervenido quirúrgicamente de una hemorragia cerebral consecuencia de un golpe en la cabeza, que no había sido tratado ni diagnosticado entre diciembre de 1996 y julio de 1997. Una vez dado de alta de cuidados intensivos, su ex mujer, mi madre María Teresa contó que percibió en su mirada impaciente la búsqueda de alguien que no estaba presente: No era ni Piedad ni ninguno de sus hijos cerca de él. Ella me implicaba. José Galdino murió de neumonía el 4 de agosto de 1997.

En 1998, María Teresa carecía de energía y concentración para seguir ejerciendo como abogada, y su hija Bonnie la instó a reconstruir su poesía que, según María Teresa, había sido quemada por su ex-marido José Galdino. De 2004 a 2005, María Teresa recompuso quince de sus poemas, incluidos algunos que datan de 1974-79, que se difundieron entre los miembros de la familia en una colección de poemas titulada Magia azul. Su poemario se incluye aquí seguido al epílogo de esta historia.

*

Capítulo 12

Últimos años de María Teresa

*

En 1999, a la edad de 72 años, María Teresa viajó a Europa por un mes, cumpliendo lo que había sido el sueño de toda la vida. Visitó a Madrid, París, Venecia y Roma. Durante el viaje, María Teresa recordó un momento, cuando tropezó camino a los tribunales hacían ya cinco años atrás: En el momento de consolarla, le pareció el más sincero de nuestros recuerdos. Días después, en el aeropuerto pidió posar frente a un espejo en el club privado de la línea aérea y dijo: “Espero devolver esta imágen a mi memoria.”

En 2004, la invité a celebrar su septuagésimo-séptimo natalicio en la ciudad de Nueva York . En este último viaje, conoció a David, mi esposo de nueve años, y a su madre, Eva, cuatro años mayor que ella. María Teresa la admiraba por su gran vitalidad. Al año siguiente, María Teresa es diagnosticada con Alzheimer.

En el 2009, María Teresa ya sufría de unas de las etapas mas avanzadas, por lo cual acordamos su cuidado permanente en un hogar especializado para el Alzheimer. Ya no era posible atenderla en su casa, donde su hija Andreína la había cuidado como principal soporte. Al igual que su hija Andreína, su hermano José Galdino no escatimó ningún esfuerzo en el cuidado de su madre. Su liderazgo fue ejemplar: Así como José Galdino estuvo de su lado durante sus dos divorcios, cuando él era sólo un adolescente, ahora mostró la misma lealtad.

María Teresa murió el 18 de Junio de 2011, a la edad de 81 años.

*

Epílogo

Un viaje en el tiempo

*

Al escribir este relato, reconozco mis limitaciones al tratar de comprender la vida tanto de padres como de abuelos, a quienes creímos conocer íntimamente, pero, to be honest, no era así. No podíamos saber realmente quiénes fueron, como tampoco quiénes fueron nuestros antepasados. Esta comprensión pone de relieve la evanescencia que define nuestras relaciones: Sólo apenas podemos tocar los bordes de nuestra existencia. Hay mucho que no puede decirse sobre la vida de otros como de la de nosotros mismos. El propio arrepentimiento, la vergüenza o la temeridad sólo censurarían su relato.

El reconocimiento de que todas las vidas sean imperfectas define la dignidad humana. El hecho de que no nos conozcamos o que no pudiésemos conocernos a nosotros mismos no es necesariamente predeterminado. Pero hay que advertir que una declaración emocional que no sea objetiva sólo serviría a deshonrar nuestra existencia. Sería un substituto incongruente para encubrir nuestras propias imperfecciones. Nuestras vidas deben, ante todo, celebrarse por nuestras diferencias sin prejuicio alguno. Bien sea que nos hayamos nutrido mutuamente o causado dolor es cuestión de tener una inexorable paciencia: Longanimidad [4]. Es el sentimiento ejemplarizante de perdonarnos por el dolor que hayamos causado buscando humildemente compasión por nuestras ignorancias. Aun cuando esperemos que nuestro legado sea favorable, no nos corresponderá saberlo, pues la vida continúa más allá de nosotros mismos: ¡La vida continúa!

María Teresa Tortolero Rivero a través de su vida. De izquierda a derecha: 1- En 1945 con el uniforme del Liceo Pedro Guál. 2- En 1954 durante su tercer embarazo, acompañada de su esposo José Galdino Morín Infante y seguida de su cuñado Chucho Morín Infante. 3- En 1992 luciendo toga y birrete con diploma y medalla tras graduarse de abogada. 4- En 2004 a la edad de 77 años en frente de su yerno David Lowenberger y de brazo a su madre, consuegra, Eva Lowenberger.

Editado por Billy Bussell Thompson

Notas de pié de página:

  • [1] Ref: http://www.exteriores.gob.es/Consulados/SANFRANCISCO/es/Consulado/Paginas/Articulos/Leynacionalidadespañolasefard%C3%ADes.aspx Este enlace reporta que el Congreso de los Diputados de España aprobaron en el 2015 el Proyecto de Ley, el cual concede la nacionalidad española a los sefardíes descendientes de los judíos expulsados de España en elsiglo XV. La norma suprime la necesidad de residencia española y no exige la renuncia a la nacionalidad anterior.
  • [2] Ref: http://lavozdeoritucohistorialocal.blogspot.com/2015/08/casa-amarilla-de-lezama.html?m=1 Este enlace menciona al “Bachiller” José Calixto Morin quien reportaba al Arzobispo de Venezuela, en el año 1813, el estado administrativo y progreso del Lezama. Por decreto las tierras todavía pertenecían a los nativos indios Guarinos de la región, quienes las cultivaban hasta ser desplazados a finales del siglo XIX.
  • [3] Ref,: https://issuu.com/academiahistoriacarabobo/docs/la_hora_de_las_tinienblas_homenaje_ as_tinienblas_homenaje_ La hora de las tinieblas, conmemora en 2010 el nacimiento del párroco Simón Salvatierra. Para efectos de nuestra biografía, es relevante informar que el reverendo Dr. Simón Salvatierra (1910-69) era natural de Bejuma: un sacerdote de la Arquidiócesis de la ciudad de Valencia, quien rompió con las normas de la iglesia al ser senador afiliado a un controvertido partido político. A mediados de los años sesenta nuestra madre mantuvo su consejo y estrecha amistad.
  • [4] Ref: https://dle.rae.es/longanimidad Según el Diccionario de la Real Academia Española, Longanimidad se define 1- como grandeza y constancia en las adversidades y 2- como benignidad, clemencia y generosidad. El término se utilizó por primera vez en el siglo XV: en su etimología proviene del adjetivo «longánimo» y del sufijo abstracto «idad» que indica cualidad, también procede del latín » longanimĭtas», una combinacion de los términos longus y animus.“Es una virtud o estado de ánimo que no se deja arrollar por los obstáculos o contratiempos que puedan surgir.

*

*

Poemario de Maria Teresa

*

Magia Azul

(Dedicado a sus hijos)

i

Cuando florezca en primavera
(junio 15 de 1974)

*

Cuando florezca en primavera
hermosa flor de mi jardín,
te ofrezco en ella la vida entera
por que de pronto ...
se nos va al fin.

Cuido tu suelo, riego tus plantas
y dulces frutos darte quisiera
de mis campiñas de oro y plata
cuando florezca en primavera.

Hermosa flor de mi jardín
cruzo los valles, profundos mares
con sus alitas de querubín.

Dejo sus suelos y amados lares
pues ya su sabia no riega más
y las campiñas de sus cantares
deja su aroma y al fin se va.

Allá a lo lejos de verdes valles
en que yo soñé,
y esa la meta de mis andares
allá tus plantas que tanto amé.

ii

Alas al viento
(junio 15 de 1974)

[Poema escrito y anexo por su hija Bonnie Morín Tortolero]

*

Nacimos libres
cual amapolas sin alas
con la inquietud innata
de remontar escalas.
Y en un abrir y cerrar de ojos
emprendemos el vuelo ...
¿En qué aposento amargo
dejará su anhelo,
aquel que encubra sus ojos un velo
y el corazón el destello
de afrontar el mundo
cual ufano cielo?

*

[Alas al viento, escrito por Maria Teresa Tortolero Rivero en respuesta al mismo poema de su hija Bonnie]

*

... sigue su raudo vuelo
con el paso de su sino
que ancho y largo es el camino
y al primer paso ha caido,
avecilla mal herida:
levanta tus ojos al cielo,
no temas más al destino
que es de cobardes la huida
cuando el amor es divino.

iii

Ven a mí
(junio 30 del 2004)

*

Alma mía , ven a mí
si es que me amas.
Te estoy esperando.
No te hagas de rogar,
por que yo te amo
y sufro por no verte.

Me hace falta la luz
de tu mirar
para seguir viviendo,
por que aparecistes en
mi camino
para amarte hasta 
la eternidad.

¡Qué absurda es la vida
en algunos casos!,
donde no hay correspondencia,
no hay nada que esperar.

Dejar que las cosas sigan
su camino y nada más,
dejar todo en su lugar.
Se impone el olvido
y así será.

iv

Vive por ellos mi bien
(abril 9 del 2004)

*

De la estrechez de la forma
surge el principio de bien,
el bien de mis amores,
el bien de mi querer.

Sintiendo cuanto les amo
vive por ellos mi ser.
Es cuanto tengo,
es cuanto soy.

Sin ellos no sería nada.
Vive por ellos mi bien.
Les amo, les amo.
Gracias a mi creador,
amar es vivir.

v

No quiero, no quiero
(abril 14 del 2004)

*

No quiero forzar las barreras.
No quiero tener en mis sueños quimeras,
alentando la ilusión por un falzo amor,
tan frágil como brizna de paja en el viento.

¡Qué más quisiera borrar,
todo recuerdo ingrato de su vida,
qué más quisiera,
con la fuerza de este amor
que llevo indeleble en mi ser,
como un reto al destino:
Ése que jugó con nosotros
como si fuéramos niños!

vi

No te apartes de mi camino
(mayo 11 del 2004)

*

Pon en mi alma tu fuerza creadora
para cantarte con embeleso
todo lo que mi alma añora.
Ávida de tu consuelo
tu presencia implora.
Plena mi alma con tu amor divino
y no te apartes de mi camino.

vii

Soñé
(mayo 11 del 2004)

*

Soñé que era una diva
del bel canto
que con devoción
cantaba a mi Creador.
Era este soñar despierta
que me acompaña desde niña
con una dulce melodía,
dentro de mi alma,
que sin saber canto todavía. 

viii

Se hace un sueño realidad
(enero 26 del 2004)

*

Lo que fué para mi una lisonja
fué para otros un atrevimiento total.
Yo no juzgo, sólo sopeso las acciones.
El hombre no está en su lugar.
Él vive soñando.
Una manera de pasar el tiempo.
Mientras se limita a soñar
no le hace daño a nadie.
Sólo con sus sueños está,
y a manera de vivir soñando
se hace un sueño realidad.

ix

La más bella entre las bellas
(septiembtre 11 del 2004)

*

Era bella, la más bella entre las bellas,
de nariz respingona y fina,
de labios delgados y expresivos
con unos ojazos de cielo
que sonreían al mirar
y con una voz dulce que invitaba a cantar,
Yo cantaba con ella
a la sombra de un ventanal
y mientras cantaba
los pájaros venían 
y se ponían a cantar.

La canción que ellos oían ,
pajaritos mañaneros,
que venían a su ventana,
cantando en la mañana
para despertar el día.

Mamá se sonreía
y entre cantos me decía:
"Tú eres una pajarita más,
mi niña buena, mi niña inteligente.
Habrá que educarte bien
para que, entre vuelo y vuelo,
tus sueños se hagan realidad,
para que, entre sueño y sueño,
aprendas a volar.

x

Ausencia
(junio 13 del 2005)

*

Cuánto encierra la ausencia
angustias y sin sabores
por el que espera al ausente
que nunca llega, dejando dudas
al que espera desesperanzado
por no saber de su amado;
qué le ha pasado.
Hay que llenarse de paciencia
con un amor singular
y saber esperar
que Él se haga presente
con su amor de siempre.

xi

Del cielo bajó un ángel
(junio 30 del 2004)

*

Del cielo bajó un ángel
cargado de luz
y sus ojos como dos luceros
penetraron en mi alma
y se adueñaron de mí.

Pero estoy sola y triste
por que sin Él no sé vivir.
¿Qué se ha hecho mi ángel amado?
¿Dónde se ha ido?
¿Con quién está?
Aprende a vivir.
Yo te esperaré.
Sabré esperar.
Tu volverás a mí.
Te hare feliz
por que te amo.

xii

Por que te ví
(marzo de 1978)

*

¿Por qué te ví para quererte?
¿Por qué te amé
para vivir ausente?
¡Qué destino tan cruel!
Amarte tanto
sin saber si soy amada
y soportar estar distante.
No puedo comprender:
¿Qué se hizo de ese amor
de un alma enamorada
que ví brillar en su mirada?

xiii

Mirar quisiera
(marzo de 1978)

*

Errante voy entre las sombras
y como al ciego mirar quisiera,
mirando y viendo entre las cosas
donde no llega la luz del día;
mirando entre las cosas
hasta encontrar el alma mía.

Al cielo pido en su piedad infinita
se apiade de mi dolor acerbo,
pues si sufro por creerme diosa,
tambié sufro por sentirme sola;
pena que a mi alma roba
todo el encanto de su gloria.

xiv

Un alma grande me diste
(julio de 1979)

*

Una alma grande me diste
pues cabe un mundo en mi pecho,
sin embargo, vago triste
con el corazón desecho,

Como paria en el desierto,
de mi alma peregrina,
siento el punzar de la espina
y la duda de lo incierto.

Solitario etá mi nido.
Sólo ausencia existe en él.
¿Por qué señor tanto olvido,
por qué tanta hiel,
si mi hiciste para amar
y a Ese Amor quiero ser fiel?

xv

Como magia azul
(julio 9 del 2004)

*

Ya verás como el
águila real en raudo vuelo
al infinito alcanzará.

Ya verás como a todo lo amado
como Magia Azul
a ti vendrá.

Ya verás que la magia del amor
transforma al corazón,
da fuerzas a vivir,
el Sueño Aquel, tan esperado,
¡de amar y ser amado!

Ricardo F. Morín

September 3, 2020
1997

Es un hecho que la propia naturaleza del arte es la antítesis de la mercantilización; aunque, la lucha por la supervivencia, común a la humanidad, sea parte integral de la humanidad en si misma, y ciertamente, una característica implícita al arte como modo de definirnos. Tanto la seguridad y la respetabilidad, como la fama y el éxito tal parecen mas bien obstáculos a la expresión de comunalidad; y nuestras reacciones a los acontecimientos sólo pueden ser vistos por necesidad como el condicionamiento que cada uno requiere desintegrar al reconocerse como tal: Háblese de la noción del miedo o de territorialidad, de la propiedad o el nacionalismo, como influencias divisorias que cualquiera puede optar por desarraigar.

Nacido el 2 de Julio de 1954 en el seno de una familia de abogados de clase media en Valencia, Venezuela, vine a los Estados Unidos en 1972, naturalizándome ciudadano estadounidense en 2001. Mi interés por el arte surgió desde la primera infancia. Formalmente comencé, a los siete años en mi ciudad natal de Valencia, con estudios de dibujo en la Escuela de Bellas Artes Arturo Michelena. Más tarde en la adolescencia por dos veranos consecutivos comencé a integrar una formación en la pintura en el taller privado del pintor húngaro Lazlo Lenyel.

Después de completar el bachillerato en humanidades en el Colegio La Salle en 1972, mis padres me enviaron a estudiar a Estados Unidos cuando tenia 17 años de edad. Durante el año académico 1974-76 me registré en los programas de arte tanto en la Universidad Estatal de Nueva York, Buffalo, como en Villa Maria College (también en Buffalo). Aunque por un corto plazo en 1976 tuve que residir de nuevo en Venezuela, donde estudié de forma privada con el artista malagueño José Luis Montero, en 1977 regresé a Buffalo bajo la tutela de la profesora Herta Kane en SUNY Buffalo y James Jipson en Villa Maria College. Para entonces había comenzado a acumular un buen portafolio de trabajos. En mayo de 1976 realicé mi primera exposición individual: “Obras de Ricardo Morin” en Villa Maria College Gallery. En 1977 el Ministerio de Educación de Venezuela me otorgó una beca completa para la culminar un B.F.A. en SUNY Buffalo, donde me especialicé en pintura de estudio. A los 26 años de edad, me gradué summa cum laude en mayo de 1980. Antes de graduarme, la curaduría de mi exhibición de tesis “Buffalo Series 1979” https://www.ricardomorin.com/l-series-html/62.html fue dirigida por el conocido pintor Seymour Drumlevitch en la Galería Alamo de la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo. [2] https://www.ricardomorin.com/l-series-html/62.html

Ese mismo año en marzo de 1980 presenté una pintura abstracta no objetiva, Buffalo Series Nº 1, 1980, https://www.ricardomorin.com/l-series-html/53.html para el 38th Western New York Show en Albright Knox Art Gallery de Buffalo, la cual recibió el premio de pintura: Birge Wall Covering y el Reed Foundation Award. En junio de 1980, tuve mi segunda exposición individual, Buffalo Series 1980 en Hallwalls Gallery, Buffalo, NY. [3] https://www.ricardomorin.com/l-series-html/57.html

El año anterior, en la ciudad de Salzburgo, cuando asistí a los seminarios escenográficos impartidos por Gunther Schneider Siemsen en 1979 en la Internationale Sommerakademie für Bildende Kunst Salzburg, Austria (Academia Internacional de Verano de Bellas Artes de Salzburgo), recibí el premio Förderungspreis Leistung der Stadt Salzburg. Seymour Drumlevitch, mi entonces asesor académico en SUNY Buffalo, reconociendo mi madurez como pintor, recomendó me postulara para el programa M.F.A. el cual me ofrecía la Universidad de Yale, Escuela de Drama (Departamento de Diseño). Mi maestría en escenografía en Yale fue financiada por una beca completa del gobierno venezolano Gran Mariscal de Ayacucho. Un factor determinante para elegir una carrera como escenógrafo se debió en parte a mi confianza en que podría sobrevivir a las demandas de la escena artística de la ciudad de Nueva York si también tenía las habilidades comerciales correspondientes. Posteriormente, a la edad de 29 años, el grado fue obtenido secundi honoris en mayo de 1983.

En los primeros cinco años después de haberme graduado en Yale, inicié mi trabajo en la ciudad de Nueva York como escenógrafo en Off-off-Broadway con la conocida dramaturga-directora Irene Fornés https://www.nytimes.com/1986/04/17/theater/stage-lovers-at-intar.html y el director Max Ferrá https://www.nytimes.com/1986/02/12/theater/the-stage-la-chunga-by-mario-vargas-llosa.html en el teatro INTAR con buenas reseñas periodísticas en el New York Times https://www.nytimes.com/1983/04/17/theater/theater-dario-fo-s-about-face.html y otras publicaciones como el Village Voice sobre mi trabajo como diseñador. Complementaba entonces mis ingresos como asistente principal de diseñadores establecidos a gran escala en Broadway (Robin Wagner, David Mitchell, Tony Walton, Santo Loquasto, et al.). A los 34 años de edad, en 1988, logré obtener un contrato de arrendamiento para un taller ¨loft¨ en Tribeca dedicado a la pintura exclusivamente, donde continué elaborando grandes formatos. En 1988, también entré al programa “Artista en el mercado” del Museo de las Artes del Bronx, el cual culminé con un buen recibimiento de la critica en 1989 https://www.ricardomorin.com/l-series-html/32.html and http://m.bronxmuseum.org/aim/aim-fellowship. A partir de entonces, tuve mi primera exposición individual en la ciudad de Nueva York en la Galería Venezuela en East 51st Street en Septiembre de 1992. [5] https://www.ricardomorin.com/l-series-html/18.html

Debido al SIDA, tuve que pasar a la discapacidad en 1993 a la edad de 38 años. Lamentablemente esto significó renunciar a mi espacio de estudio en Tribeca. Creyendo que la atención médica sería en vano, elegí refugio con mi familia en Venezuela. Abandoné tanto la cobertura médica como todas las actividades comerciales anteriores. Sentí que solo las necesidades básicas requerían atención. Guiado por mi propia intuición, fui activo y expresivo en mi propio entorno, y la expresión visual llegó a ser el factor estabilizador en el proceso de convalecencia.

Entre 1993 y 1996 mi salud se deterioró bastante, pero comencé una serie de pinturas contemplativas titulada “Aposentos”. El segundo cuadro de esta serie, Aposento Nº 2 https://www.ricardomorin.com/l-series-html/11.html fue seleccionado para el “XIV Salón Municipal de Pintura: Homenaje a Carlos Cruz Diez, 1994”, Galería Municipal de Arte [Ayuntamiento, Maracay, Venezuela].

Mientras estuve en Venezuela, me ofrecí como voluntario para trabajar en servicios sociales en la Fundación Metaguardia, la cual había creado y dirigido. Metaguardia se formó como un centro de información y educación en Valencia para ayudar a las personas que padecían una enfermedad terminal, en particular, aunque no exclusivamente, a los que también eran indigentes. La fundación consideró la compasión y la cooperación como la forma más alta de inteligencia en apoyo de los afligidos. El objetivo era crear terapias que involucraran el concepto de una revolución psicológica a través de las artes, que fuera paralela a los servicios pro bono de los médicos quienes participaban. Aunque la fundación sólo duró aproximadamente dos años de 1994 a 1996 (esta no pudo sobrevivir a los problemas económicos del colapso de la economía de Venezuela), sigue siendo un tema de conversación en mis esfuerzos artísticos.

Con la llegada del cóctel antirretroviral en 1996, mi inmunidad era prácticamente inexistente. Aunque se había radicalizado en un estado de inercia, dicho estado me fortaleció con una interna sensación de paz y tranquilidad. Y fue así que regresé finalmente a Nueva York en diciembre de 1996 para adquirir los nuevos tratamientos disponibles, los cuales no hubiesen sido disponibles en Venezuela. Al poco tiempo de haber restablecido la cobertura médica y mejorado sustancialmente mi salud en la ciudad de Nueva York, busqué auxilio del Departamento de Recursos Humanos a falta de hogar. Estaba seguro que a corto plazo encontraría una vivienda. Pasé de un abismal hotel de transición llamado Paradise situado en el Bronx (por 3 meses en 1997) al igualmente abismal programa ¨Common Ground” del Hotel Time Square por 4 años hasta llegado el 2001, cuando hallé un digno apartamento donde he vivido hasta la actualidad. Conseguí seguir pintando en todos los espacios disponibles. Entre 2002 y 2003 asistí al Art Student League. Al poco tiempo a la edad de 46 años tuve la fortuna de encontrar la relación mas significativa, mi compañero de vida, en el año 2000, con quien he convivido hasta el presente, mientras convertí por un periodo de 11 años su apartamento en un taller de pintura laborando hasta finales del 2012.

En septiembre de 1998, ayuda había llegado a través de la organización Visual AIDS de Nueva York, que estuvo a cargo de la curaduría de una exposición individual/doble, la cual estaba basada en retratos en acuarelas y óleos junto con otro miembro, Nicolo Cataldi, en la Iglesia de San Marcos de Nueva York. También he tenido numerosas oportunidades de participar en exposiciones colectivas, tanto en espacios alternativos como en la web, una de estas: Exhibit “In the Flesh”, comisariada por el artista de Hong Kong Jo-ey Tang, febrero de 2009, donde se refirió a mis pinturas de principios de los noventa como “cartas de amor a la ciudad de Nueva York”. Aunque fueran pequeñas muestras de apoyo, recibí subvenciones de materiales de Visual AIDS en diversas ocasiones durante el curso de siete años.

En 2000 recibí una Beca de Rehabilitación VESID que incluía software de alta gama y un equipo de alta capacidad para proyectarme profesionalmente con un certificado en Maya (software digital relacionado a un entorno tridimensional digitalmente sumergible) del Centro Avanzado de Aplicaciones Digitales de la Universidad de Nueva York, así como un certificado en Auto-Cad de la Escuela de Continuación de Estudios Profesionales de la Universidad de Nueva York. El compendio de dichos estudios, el equipo y softwares subvencionados me han permitido utilizar la computadora como un medio alternativo a la pintura, lo que se refleja particularmente en mi Serie de Interacciones Platónicas 2006-09 https://www.artmajeur.com/en/rfmorin/artworks?page=5. Entre 2000 y 2003 también utilicé la computadora en combinación con la acuarela y el dibujo manual para explorar la naturaleza del infinito como concepto visual, reinterpretando miniaturas persas del siglo XV, deconstruyéndolas y reconstruyéndolas como un solo movimiento de expresión en la confluencia de lo abstracto y geométrico. https://www.ricardomorin.com/06_paintings_html/13.html

De 2003 a 2005 amplié cuestiones relacionadas con perspectivas que sintetizan conceptos de espacio pictórico sobre el infinito. El proceso de geometrización del gesto se convirtió en la base de mis pinturas, que equiparé con alcanzar un infinito personal: el misterio y la poesía en el drama individual de uno. Desde 2005 hasta 2012, como profesor adjunto en el Manhattan Pratt Institute, impartí un curso titulado Pictorial Perspective. Habia creado dicho curso como un estudio de las metodologías del dibujo perspectivo desde el Renacimiento hasta el presente, dedicado a estudiantes de arquitectura y diseño: donde el enfoque era el infinito como forma de arte.

Durante el periodo 2006-2009, entró en vigor un Manifesto de la Serie Triangulación del cual comparto el siguiente extracto: https://ricardomorin.wordpress.com/2008/12/08/declaracion-de-ricardo-morin-editado-por-billy-bussel-thompson-profesor-emerito/

… la abstracción / plasticidad pictórica expresa tanto en forma como en contenido un tipo de arte que va más allá del mundo material de los signos. Elijo la proporción áurea 1 = 1618 como formato consistente para la abstracción no objetiva, que es claramente inherente a la congruencia infinita [una manifestación común a todas las metodologías de perspectiva conocidas], para expresar un diálogo sobre la fluidez del vehículo de la pintura y su geometría. Al mismo tiempo, establezco una triangulación del plano desnudo del lienzo que reafirma su naturaleza paradójica como objeto: en cuya planitud pongo en juego de suspensión la profundidad espacial ficticia de las formas expresadas en él. Aunque en mi interés visual esté inmerso en la estética del siglo XX, no me esfuerzo ni por un movimiento histórico específico ni por la agenda posmodernista. Simplemente, considero hacer arte como un producto “carnoso” de la experiencia humana, resultado de la propia pasión. Así como la idiosincrasia del individuo, indivisible por naturaleza, sea ciega a la causalidad, un marco estético abarca todos sus sentidos y la imagen es sólo el resultado o residuo. No objetiva, atemporal o incluso existencial —en este sentido— la imagen o Kunstgegenstand no busca explicar cuál sea el significado de la experiencia; más bien, la imagen se manifiesta, provocando la interpretación del observador. El trabajo terminado se destaca por sí solo como una concentración de múltiples capas. Cada uno de los numerosos estratos es esencial para la integridad total. Pueda haber una sensación de movimiento multidireccional en cada una de las obras, el cual perciba la mirada del espectador a través de las formas delineadas, donde se asoman entrelazamientos de trazos y arabescos. El espectador se queda, espero, con un sentido de completitud generativa de las obras en un universo que se hace y se rehace a sí mismo. https://www.ricardomorin.com/Triangulation_Series.html https://www.ricardomorin.com/Link_Drawings.html

Después de completar quimioterapia en 2008 para el linfoma Non-Hodgkin’s [asociado con el SIDA], comencé a sufrir trastornos musculares sistémicos, que me impedían estirar mis propios lienzos. Habiendo explorado ya el formato de lienzo colgante al estilo de pergamino chino como una alternativa a los formatos de estiramiento en mi Serie de Triangulación de años antes, y llegué a comprender cómo se comportaba el material y su aplicación en sus términos más simples, así como cuáles eran las limitaciones del medio en lo relativo a mis propias limitaciones físicas. Me di cuenta de lo poderoso e inteligente que era el “silencio” en comparación con todo el ruido y la cacofonía visual del mundo tangible en general. Consciente de esta energía vibrante, de su vitalidad, como espejo de la apercepción o de las percepciones de la realidad, en absoluta quietud, fue entonces cuando la simplicidad incidental del medio y mi propia concepción de la forma facilitaron mi mas profunda empatía por la naturaleza del silencio como tema.

Entre 2009 y 2010, comencé a trabajar en la nueva serie actual de pergaminos colgantes, Metaphors of Silence. Un extracto de su manifesto audio-visual dice lo siguiente: https://ricardomorin.wordpress.com/2010/11/24/metaforas-del-silencio/

La verbalización de una realidad estética implica su propia muerte; no importa cuán precisas sean, la precisión misma de las palabras resiste la magnitud de esa realidad. Ver la actualidad del arte nunca puede tener lugar si nace en un espíritu fragmentado por la ilusión de fórmulas novedosas, encerrado por la gratificación o la condena, el placer sostenido por el pensamiento: la avaricia de un observador prejuicioso; ni se deriva de un estímulo excéntrico contradictorio para llamar la atención, sino que se encuentra en el espacio abierto del silencio, en la quietud virtuosa de una contemplación meditativa, en la libertad misma de lo conocido, libre de observar con un mayor atención, donde las preguntas son innecesarias y las respuestas trivializan la observación misma. Esta estética no es producto de la experiencia, ni de la asociación con el pasado ni de la búsqueda de una audiencia, ni producto de un mercado imperante. Estos fluidos ni siquiera son conscientes o inconscientes; no propagan un esfuerzo de realización ni son el producto de un ritual egoísta y vano de elección. Estos fluidos son manifestaciones comunes a todos nosotros, aquello que nos define más allá de las ideas y las palabras, aquello que opera creativamente sin depender del ruido del conocimiento, aquello que no se adapta a medidas o etiquetas, donde la oscuridad misma permite la propagación de su vitalidad. energía para empujar más allá de la esclavitud de lo conocido. Es creación en el vivir, el propio despertar y la renovación en cada relación, si uno quiere unirse a todo el movimiento de la vida.

En el curso entre 1997-2012, colaboré en un proyecto experimental de investigación en arte y antropología con el Dr. Andrew Irving de la Universidad de Manchester. Con el apoyo de una subvención de la Fundación Wenner Gren titulada “New York Stories” – ver descripción completa en el enlace Biografía en “Proyectos”. https://www.ricardomorin.com/Bio.html. Mi papel colaborativo con el Dr Irving era definir, en un enfoque cronotópico, un viaje biográfico que está asociado con la naturaleza del silencio y su impacto en el sentido de humanidad. El libro del Dr Irving The Art of Life and Death: Radical Aesthetics and Ethnographic Practice (El arte de la vida y la muerte: Estética radical y practica etnografica) fue publicado en 2017 por Hau Books, Chicago https://haubooks.org/wp-content/uploads/2017/12/Irving_Art_of_Life_and_Death.pdf

En base a nuestros diálogos en el capítulo III, Observaciones sobre la naturaleza de la percepción, pp. 119-146) el Dr Irving comenta:

Para Ricardo, el término Arte Outsider a menudo denota un prejuicio hacia las personas que se percibe como plagadas de algún tipo de deterioro de la salud física o psicológica. Como tal, tanto los medios académicos como el establecimiento artístico tienden a dividir el arte sobre la base de su importancia cultural o a través de un prejuicio subyacente, el cual Ricardo sugiere que evoluciona de acuerdo con las demandas del mercado. Otro término es el Arte Folclórico, el cual se considera como referente al arte de las colonias o al patrimonio cultural de una nación, y se asocia con ideas de raíces compartidas y experiencias vividas. “¿Son estos términos de alguna manera similares o diferentes de los temas involucrados en el arte producido durante la lucha por la enfermedad crónica o terminal?” Ricardo preguntó después de leer este capítulo, “y si bien la noción de reciprocidad es esencial para comprender la condición humana compartida, ¿puede también ayudar a expandir la sensibilidad sobre la comprensión de la expresión humana en un contexto científico interdisciplinario, limitado por la miríada de circunstancias que pueden envolver el patetismo humano además de la biología?, ¿ya sea en la supervivencia sociológica para encajar o como un esfuerzo por sobrevivir terapéuticamente a una enfermedad crónica o terminal? ” La respuesta y el análisis de Ricardo continuaron:

Hay una gran inteligencia en los esfuerzos creativos que realiza la mente humana para sobrevivir a cualquier circunstancia. Además, es innegable que el dolor corporal y el dolor mental son omnipresentes en la vida, ya sea por privilegio o por alienación. Los conceptos lógicos de la ciencia cognitiva con promedios, clasificaciones y algoritmos no tendrán otro propósito que proporcionar una mera aproximación para comprender la complejidad de la expresión humana, su diversidad, heterogeneidad y naturaleza inenarrable. ¿Podemos realmente llegar a comprender las formas en que los diferentes modos de expresión interior, como los diálogos interiores en curso de las personas, los estados de ánimo no articulados, los mundos de vida imaginativos y las ensoñaciones emocionales, permanecen ocultos bajo la superficie de las actividades públicas y, por lo tanto, ocultos de la investigación? En última instancia, lo místico sobre el ciclo de la vida y la muerte puede que no se dilucide con un enfoque táctico, sino a través de una profunda introspección que es muy difícil de articular.

El Dr Irving explica:

Las camas y las sillas https://www.researchgate.net/figure/Self-portrait-in-a-chair-by-Ricardo-Morin-1998-oil-on-canvas-Reproduced-by-permission_fig17_331629358 suelen ser lugares dinámicos de pensamiento, expresión y memoria para las personas quienes viven con períodos prolongados de enfermedad, cuyo pensamiento se extiende libremente por el pasado, el presente y el futuro. Las personas siguen siendo seres que piensan y hablan incluso cuando están acostadas o sentadas en silencio durante largos períodos y pueden estar negociando cuestiones críticas, dilemas y decisiones con respecto al tratamiento, el trabajo o la fe y participar en corrientes emergentes de diálogo interior, pensamiento y emoción.

Fue durante este estado, que Ricardo describe como uno de “alta inercia” que llegó a reconocer la simplicidad, el poder y la estética del silencio, especialmente “cuando se compara con todo el ruido y la cacofonía visual del mundo tangible en general”. Por supuesto, un silencio nunca es simplemente un silencio. Los diferentes días están mediados por diferentes silencios; un silencio incierto, un buen silencio, un silencio heroico, un silencio surrealista, un silencio doloroso. Un silencio puede contener los rostros de las personas más cercanas a ti, pensamientos suicidas, imágenes del mundo exterior, ensoñaciones y proyectos de vida orientados al futuro.

Entre sus analises, Irving comenta en este capitulo:

• Aunque las cualidades estéticas y materiales de cada obra de arte se puedan explicar en términos de cómo las vías del cerebro responden a ciertas frecuencias de color y luz, o en relación con la teoría cultural, la historia del arte y el simbolismo, estas siguen siendo explicaciones ineficaces a menos que las experiencias corporales y existenciales de la persona y sus circunstancias se incorporen a ellas. Las imágenes no existen independientemente de un cuerpo que percibe y del mundo vital que las acompaña, constituido a través de la experiencia, la emoción y la sensibilidad estética.

Más tarde le escribí al Dr. Irving después del lanzamiento de su libro:

Mucho ha sucedido desde los días en que entablamos un diálogo sobre estética en relación a la negociación entre contingencias en el posible final de la vida. Esto parece resumir el tema central, abriendo el camino a nuevas investigaciones sobre la psicología del final de la vida.

Comprendí lo variable o cambiante que era nuestra percepción de la vida, cuando la muerte dejaba de ser una amenaza, particularmente en esos momentos en los que nuestra vida diaria, de repente, aparentemente, se volvió productiva, con más actividad. Y así fue que se pudo aceptar cada momento que nos renovaba día a día. En mi caso, luego de 10 años siguiendo nuestros diálogos, y en remisión por cáncer, sobreviviendo la necrosis avascular, bilateral de caderas, e incluso después de la cirugía de revisión para recuperar la atrofia muscular resultante de la primera artroplastia de cadera.

Escribiendo blogs y metiéndome en el activismo, e incluso en la continuación de mi arte visual, entendí que no era que uno quisiera ser autocomplaciente: si la medicina venía al rescate, o si el destino le permitía sobrevivir a lo prometido. para ser un fin, ¿cómo podría haber vanidad en dicho reconocimiento?

Incluso si enfrenté la adversidad, la mía y la de los demás, no pude evitar sentirme bendecido en medio del amor y la compasión que compartían quienes nos rodeaban. La muerte parecía ser claramente el mero ciclo de la vida, manifestado incluso cuando uno duerme, cuando uno se eleva conscientemente por encima del dolor del pasado, no por ningún esfuerzo u obligación, sino porque uno puede sentirse indiferente a todo conocimiento, incluidos aquellos significados de naturaleza religiosa.

Llegado el momento, uno finalmente se siente vacío para poder recibir y llenarse nuevamente. El acto de negociar ya no está presente, no hay negociaciones, no hay amenaza ni recompensa en el futuro, y lo viejo ya no está bajo el radar.

Quizás uno se familiarice tanto con la proximidad a la muerte, que ya no sea relevante; pero uno reconoce el no tener sentido temer a la muerte; porque uno se ha dado cuenta de que la muerte es solo una parte de nuestra vida diaria: en la ausencia de toda comparación o distinción como hubiera dicho Jidda Krishnamurti en sus enseñanzas.

Esta quietud interior, y ese silencio no se pueden filtrar de ninguna aspiración, ya que la humildad no puede ser el resultado del deseo. Se haya por mera casualidad si tenemos amor.

A partir de 2015 hasta el presente a la edad de 66 años, paulatinamente he asumido una perspectiva de vida sin el enfoque de producir arte. La pintura es sólo una parte de mi vida. La vida tiene mucho más que ofrecer en la simplicidad y sin propósito alguno. Me dejo llevar por la vida misma sin tratar de controlarla. Hoy en día no tengo ningún otro interés que vivir y disfrutar de la vida, de mantener y mejorar la buena salud para que sea estable, disfrutar de los lazos familiares y las amistades, la lectura como la escritura, la comunicación en todo sentido, no solo lo visual.

Para ser un verdadero artista, pienso sea necesario primero nadar en el anonimato, lo contrario a la sed de buscar atención. Uno no está completamente entero, permitiéndose estar atado a los deseos o a la ambición, sujeto a la dependencia o a la conformidad. Uno puede ser fiel a sí mismo dondequiera que la vida le lleve.