Archive for 24 marzo 2020

La Cura para el COVID-19

marzo 24, 2020

¿Por qué los epidemiólogos se niegan a arriesgarse a probar tratamientos ya aprobados para otras enfermedades con el COVID-19, lo cuales están ampliamente disponibles, si nos encontramos en un estado de emergencia global que lo requiere, a causa del presagio de tantos millones de muertes a pocos pasos?

Es cierto que uno de nuestros principales desafíos hoy en día es el hecho de que existe mucha información errónea en todos los niveles, ya sea por parte de los políticos que compiten por nuestra atención o por epidemiólogos burocráticos, incluido el Dr. Anthony Fauci, quienes se preocupan principalmente por ser políticamente correctos a expensas de disminuir las posibilidades exigidas por un estado de emergencia, que evidentemente implica millones de vidas en riesgo.

Más importante aún, existe un estado de falta de preparación, sin las medidas adecuadas para la prueba o la contención del virus, con kits insuficientes para evaluar a todos y sin suficientes ventiladores para las personas más vulnerables, que son y serán afectadas por el virus en una ola pandémica deslumbrante.

Con el ánimo de traer esperanza, y deseando compartir nuevos hallazgos, después de consultar con mi médico especialista en enfermedades infecciosas, ahora puedo hablar cuidadosa y adecuadamente con todos mis amigos y familiares sobre el tratamiento del coronavirus Covid19, en base a lo que he aprendido de mi médico y una supervivencia de 35 años por el virus del VIH.

Puede valer la pena considerar los siguientes tratamientos ya aprobados para otras enfermedades si alguien ya es sintomático con la infección del Coronavirus y se encuentra sin ninguna otra opción para sobrevivir.

Aunque hasta cierto punto especulativo y anecdótico, pueda ser posible utilizar el remedio creado originalmente para tratar la malaria, en una dosis de 200 mg de Plaquenil (Hydroxychloroquine) en combinación con el antibiótico Zithromax 500 mg. Ello sería una medida considerablemente mejor para muchas personas vulnerables que sucumbir a una muerte segura sin ningún otro recurso.

Sin embargo, * Planequil * sigue siendo un medicamento experimental, que ha tenido resultados exitosos en algunos pocos pacientes con el coronavirus, y su aplicación no se adhiere al rigor establecido por la FDA para proteger al consumidor de un posible grave riesgo, involucrándose un tratamientos no previamente examinado: como aquellos que se estudian ampliamente bajo el proceso doble ciego y otros procesos de analysis estadísticos extensivos de laboratorio para una enfermedad específica.

Es vital en el caso del Hydroxychloroquine el monitoreo de las condiciones cardiovasculares y la presión arterial, ya que se sabe que puede aumentar la presión arterial de manera bastante peligrosa; es decir: especialmente para pacientes que ya tienen una enfermedad cardiovascular y que, si no mueren por el coronavirus, aún pueden correr el riesgo de morir por un derrame cerebral o un ataque cardíaco repentino.

Existen otros tratamientos disponibles diseñados como antivirales contra el VIH. Pero la misma precaución para el uso de Planequil es aplicable al uso de antirretrovirales. Sin embargo, los tratamientos antivirales contra el VIH se consideran beneficiosos porque están destinados a proteger el sistema inmunitario y, sobre todo, a proteger contra las enfermedades que causan restricciones respiratorias, que es el común denominador con respecto al coronavirus o COVID-19.

Entre los antirretrovirales que se están empleando como tratamiento breve contra el coronavirus, los médicos de enfermedades infecciosas ahora consideran Kaletra (Lopinavir / Ritonavir) en combinación con Zithromax como un tratamiento viable. Pero hay que tener en cuenta Los efectos secundarios de Kaletra que son a seguir:

Náuseas, cambios en los lípidos (grasa en la sangre) que deben controlarse de forma rutinaria, lipodistrofia (acumulación de grasa), enfermedades cardíacas—al igual que con el Planequil—y diarrea. La diarrea puede ser grave y debe tratarse mediante hidratación, una dieta adecuada, suplementos dietéticos y reguladores nutricionales.

También el antiviral para el Ébola llamado Remdesivir desarrollado por Gilead Sciences se consideró una respuesta hasta hace un par de días, cuando se suspendió su acceso debido a la abrumadora demanda en todo el mundo.
Todos los estadounidenses deben saber que Gilead Sciences ha recibido enormes beneficios de nuestro gobierno, que GS aún no ha pagado, a pesar de sus onerosos márgenes de beneficio. Como resultado, todos deberíamos ser activos en exigir que éste medicamento esté disponible para todos los estadounidenses que lo necesiten, incluso si sus efectos secundarios no se conozcan adecuadamente.

Además, y debido al estado de emergencia, el uso experimental en humanos con la VACUNA codvid19, descubierta por el instituto Pasteur de San Diego hace dos meses, ya se ha probado en humanos desde hace 8 días, superando los protocolos de animales y estudios comparativos. . Deberíamos pedir a nuestros representantes que la vacuna esté ampliamente disponible para todos.

En todos estos casos, debemos medir si el riesgo de efectos colaterales debería ser de menor importancia que el beneficio de sobrevivir a esta ola pandémica.

Anexo:

“Los tratamientos existentes para otras enfermedades no son necesariamente elecciones arbitrarias, incluso si se implican ciertos riesgos colaterales. Ya sabemos que nada en la ciencia es 100% concluyente, y que la experimentación es parte integrante de los rigores hermenéuticos de las ciencias. ¿No es cierto que muchos descubrimientos se basan en la intuición dentro de un proceso de exclusión al enfocarse en la misma sintomatología existente en otras enfermedades?

Lo que sabemos, por ejemplo, del tratamiento de la malaria (Plaquenil), o de los tratamientos contra el VIH (antirretrovirales como Kaletra), o del tratamiento del ébola (Remdesivir) es que los medicamentos existentes para dichas enfermedades pueden apuntar a denominadores comunes que coinciden con el COVID- 19 virus, por lo que no es tan descabellado experimentar con estos medicamentos; por ejemplo, porque estos medicamentos junto con antibióticos de amplio espectro para combatir infecciones bacterianas concomitantes pueden ayudarnos a atacar las restricciones respiratorias como la neumonía causadas por el Covid-19. Y la pregunta a considerar es si podemos permitirnos perder tantos millones de vidas mientras esperamos una extensa investigación protocolar.

Contrariamente a proponer la automedicación, o no monitorear la condición de salud de uno con un médico o un profesional de la salud, si uno estuviese afectado por el virus, todo lo que estamos diciendo es que también deberíamos cuestionar una narrativa autoritaria, cuando hay tan poco disponible para ayudarnos a superar este problema de pandemia

Quizás, en otra década, podríamos estar en el camino de encontrar un tratamiento universal para todos los virus. Pero mientras tanto, ser creativo incluye la intuición de nuestros médicos, incluso al correr el riesgo de perder vidas con o sin la culpa del daño colateral.
¿No ha sido este el caso de todos modos, como resultado de los efectos secundarios de tantos medicamentos existentes y, sin embargo, se siguen usando como la única línea de defensa oficial de la FDA?
El hecho de que la vacuna COVID-19 del Instituto Pasteur haya comenzado a probarse en seres humanos tan temprano en el proceso nos dice que la FDA ya está dando un salto de fe en estos tiempos inciertos.”

Comparta estas declaraciones con 20 personas en su directorio personal para difundir o editar esta información o haga que se expongan en un debate abierto con enmiendas o adiciones.

Gracias por su atención y participación.

Ricardo F Morin
24 de marzo de 2020

Shareable Quotes:
«  Le pessimiste voit la difficulté dans chaque opportunité; l’optimiste voit l’opportunité dans toute difficulté. » – Winston S. Churchill
« Le préjugé de l’optimiste est d’ignorer les signes précurseurs de la vie, en supposant à tort une invincibilité. » – Laurie B Grad